domingo, 25 de diciembre de 2016

Playlist nº 81: Carmina MMXVI




Llegó el momento para mi colección de (canciones) favoritas del año que se acaba, tan subjetiva como siempre. Este 2016 ha visto la publicación de algunos grandes álbumes pero para mi gusto no  han destacado demasiados temas dentro de esos discos. No obstante he logrado encontrar el (auto)obligado centenar de piezas interesantes entre internacionales y españolas. Entre los discos grandes no han fallado las bandas y los artistas de siempre -Radiohead, Wilco, Nick Cave, PJ Harvey...-. he descubierto o me han descubierto algunas estimulantes sorpresas -ECTV, The 1975...- ha habido alguno que otro regreso sorpresivo -Pixies, The Divine Comedy, Justice, Paul Simon...-, se han echado de menos algunos grandes -Arcade Fire, Prefab Sprout- que no editan nuevo material desde 2013 y si hablamos de otos clásicos -Elvis Costello, Tom Waits-, su prolongada ausencia de los estudios de grabación suena a retiro; sí han sacado disco los veteranos incombustibles de cada año -Dylan y Springsteen-, pero uno versiones de standards y el otro una recopilación, ni una nueva composición propia; además no puedo quedarme sin un recuerdo a quienes murieron matando -Bowie y Cohen-. En cuanto al panorama nacional, no sorprenderá la presencia de valores seguros como Tiángulo de Amor Bizarro y Neuman, pero también hay emergentes como All La Glory, Silvia Pérez Cruz y Hola A Todo El Mundo. No me ha costado tanto encontrar material pero sí me ha costado alguna pasta: todo lo que hay en esta lista lo tengo; yo no pirateo, yo compro en la iTunes Store, en tiendas o al menos pago por el streaming. Un respeto a los creadores, los intérpretes y a los empleos que de ellos dependen. El orden de canciones es alfabético por artistas.

-Abra: Crybaby
-All la glory: Pretty eyes
-Allah-Las: Famous phone figure
-Anderson.Paak: Am I wrong
-Angel Olsen: Those were the days
-Angry Angles: Things are moving
-Anne Meredith: Taken
-Las Annettes: I'm not your girlfriend
-Aurora and The Betrayers: Voodoo
-The Avalanches: Frankie Sinatra
-Beach Baby: Limousine
-Beyoncé: Hold up
-Blood Orange: Augustine
-Bon Iver: 29#Strafford APTS
-Car Seat Headrest: Drunk driver/Killer whales
-Chairlift: Crying in public
-Los Chikos del Maiz: Black mirror
Christine and the Queens: Christine
-Crystal Fighters: All night
-Danny Brown: Really doe
-Darkstar: Reformer
-David Bowie: No plan (del musical Lazarus)
-Dawn Richard: Honest
-Denite: Morning
-Diego el Cigala: Moreno soy
-Disciplina Atlántico: Las radiaciones del móvil
-Disclosure: Boss
-The Divine Comedy: Katherine the great
-Douglas Dare: Thinking of him
-Drake: One dance
-Drive-By Truckers: What it means
-Elza Soares: Mulher do fim do mondo
-Esperanza Spalding: Earth to Heaven
-EZTV: High flying faith
-Fangoria: Geometría polisentimental
-Fernando Alfaro: No puedo más contigo
-Frank Ocean: Nikes
-Frankie Cosmos: On the lips
- Gonzalo de Cos y Los Herederos: Palabras
-Hamilton Leithauer and Rostam: In a black out
-Helado Negro: It's my brown skin
-Hidrogenesse y Single: No hay nada más triste que lo tuyo (versión Distancias Cortas)
-Hola a Todo el Mundo: Turn out the lights
-Iggy Pop: Gardenia
-Jain: Come
-James Vincent McMorrow: Rising water
-Jamie T: Power over men
-Julie Byrne: Natural blue
-Justice: Safe and sound
-Kano: Wheel-ups
-Kanye West: Fade
-Kaytranada: Lite spots
-Kevin Morby: I have been to the mountain
-King Gizzard and The Lizard Wizard: Gamma knife
-Kristin Kontrol: X-Communicate
-Lady Gaga: Million reasons
-León Benavente: Tipo D
-Leonard Cohen: You want it darker
-Lorenzo Senni: Win in the flat world
-Luís Auserón: Días mejores
-Luís Troquel con Soleá Morente: Suelo español
-Madness: Mr. Apples
-Massive Attack and Azekel: Ritual spirit
-Metronomy: Old skool
-Mitski: Your best american girl
-Moses Sumney: Lonely world
-Neuman: I love you
-Nick Cave and The Bad Seeds: Jesus Alone
-Nicolas Jaar: No
-Niño de Elche y David Cordero: Agustín
-Nite-Funk: Let me be me
-Paul Simon: Wristband
-Pet Shop Boys: The pop kids
-Pixies: Um chagga lagga

-PJ Harvey: The community of hope
-Public Access T.V.: On location
-Radiohead: Burn the Wicht
-The Rolling Stones: Just your fool
-Rufus Wainwright & Marius De Vries: Take all my love (Shakespeare's sonnet 60)
-Sara Watkins: Move me
-Savages: The answer
-serpentwithfeet: Blisters
-Silvia Pérez Cruz: Cerca de tu casa
-Skepta: Crime riddim
-Solange: Don't touch my hair
-Stephen Steinbrick: Absent mind
-Sunflower Bean: Easier said
-Tegan and Sara: Boyfriend
-The 1975: The Sound
-Tindersticks: Hey Lucynda
-Triángulo de Amor Bizarro: Baila Sumeria
-Two Door Cinema club: Are we ready? (Wreck)
-Weyes Blood: Generation why
-White Lung: Hungry
-Withney: No woman
-Wilco: If I ever was a child
-Wild Beasts: Big cat
-Woods: Sun city creeps
-Xavier Baró & Renaldo & Clara: Per culpa de dormir
-The XX: On hold



domingo, 18 de diciembre de 2016

Guerra y paz en Macondo

Era como si Dios hubiera resuelto poner a prueba toda capacidad de asombro,
y mantuviera a los habitantes de Macondo en un permanente vaivén
entre el alborozo y el desencanto, la duda y la revelación,
hasta el extremo de que ya nadie podía saber a ciencia cierta
dónde estaban los límites de la realidad.
(Gabriel García Márquez)

Una patrulla de las FARC
Cuando el 3 de octubre pasado los votantes -una minoría de los convocados- por una exigua diferencia de sufragios dijeron no al acuerdo de paz negociado por el gobierno colombiano y las FARC en Oslo y La Habana la sociología atravesaba una racha de fallos garrafales de las encuestas y las previsiones abierta en el Reino Unido con la victoria en referéndum del Brexit y que ha continuado en los EE.UU. con la victoria electoral de Donald Trump. De la mayor parte de estos fenómenos se han hecho múltiples análisis que prueban por qué no fueron tan sorpresivos, pero es curioso que en un país como el nuestro tan vinculado a América Latina no nos hayamos esforzado más en buscar explicaciones creíbles a lo ocurrido en Colombia, y menos aún desde que el premio Nobel de la Paz otorgado a Juan Manuel Santos ha disuadido a casi todos de hacerse unas preguntas cuyas respuestas no gustarán a casi nadie.

La mayoría de españoles, y no colombianos en general, no pueden explicarse que alguien pueda pronunciarse contra la paz y un medio de conseguirla que contaba con un amplio acuerdo. Cierto es que el exceso de expectativas puestas en el acuerdo sometido a plebiscito y la casi obscena manipulación de la información para obtener el sí quiero de los colombianos obligó a los promotores de la paz, tras recibir un doloroso no, a ser más humildes y a eliminar aquel aspecto de lo negociado que más rechazo causaba entre las víctimas: la impunidad para los crímenes de guerra, y a llegar a un acuerdo corregido que finalmente se firmó en Bogotá el 24 de noviembre sin tanta parafernalia y fue ratificado después por la Cámara de Representantes y el Senado de la nación,
pero lo que pocos analistas extranjeros tuvieron en cuenta en octubre es que lo que los colombianos han vivido durante más de medio siglo es una guerra de aniquilación que se ha mantenido tanto porque, además de doscientos cincuenta mil muertos y seis millones de desplazados,siempre ha habido ganadores: en primer lugar la extrema izquierda armada que son las propias guerrillas de las FARC y el ELN -esta última plenamente activa a día de hoy-, por otro lado la ultraderecha de los paramilitares auspiciados por los caciques locales y los usurpadores de tierras, ambos bandos generosamente financiados mediante el narcotráfico y ambos armados hasta los dientes por potencias y gobernantes con intereses heredados de la guerra fría. Sus respectivos botines se han medido en la superficie de tierra incautada -robada- al Estado -entre unos y otros el quince por ciento de la superficie total de Colombia-; las víctimas han sido  principalmente civiles acusados, casi siempre sin pruebas, de trabajar para el bando enemigo y campesinos cuya tierra estaba en el camino de la deseada expansión territorial. A esta alianza de facto entre contrarios se han unido después cristianos ultraconservadores que mantienen un sueño de refundación de una patria de pesadilla ubicada en algún lugar de un pasado que se creía superado.

Crimenes de los paras
Si el rechazo a los crímenes de las FARC se ha convertido en aborrecimiento a cualquier forma de paz con ellas, igualmente detestable es la utilización  porparte de los políticos del daño causado  -algo que también sabemos hacer en España- para conseguir adeptos contra los acuerdos, argumentando una gran mentira -que otros líderes podrian negociar una paz mejor-, cuando ellos no necesitan negociar paz alguna: ya han ganado la guerra. Lo prueba su sangriento boicot a la Ley de Restitución de Tierras de 2011: se cuentan ochenta asesinatos de personas que han buscado recuperar sus tierras. El rechazo a devolver lo robado está íntimamente conectado al rechazo a la paz.

Sobre esa ultraizquierda sólo diré que me niego usar para ella ese nombre de regusto romántico que es guerrilla: son simplemente una banda terrorista como ETA, las Brigadas Rojas, la Baader-Meinhoff  o Septiembre Negro cuyo fanatismo, crueldad y daño causado sólo ha superado Sendero Luminoso en América Latina, y Dáesh y las franquicias de Al Qaeda en el resto del mundo. Su guerra ha generado una cadena interminable y retroalimentada de crimen, venganza, odio y traumas personales. Si sumamos  una arrogancia tan grande como sus crímenes, entenderemos que aquellos a quienes los guerrilleros despojaron de su casa y sus familiares, secuestrados, mutilados o asesinados, no quieran oir hablar de perdón, pese a lo cual las FARC pretenden pasar por este trance sin pagar mucho por sus crímenes. Da la sensación de que Colombia quisiera imitar la transición y la evolución de España, un país que sabe mucho de impunidad.

Pero ahora la amenaza de la extrema derecha es más peligrosa, porque va a estar ahí al margen de cualquier acuerdo incluso después de que las FARC entreguen las armas y se integren a la normalidad. El terrorismo de Estado que representan los escuadrones de la muerte ya existían antes de que las FARC se echaran al monte. El paramilitarismo lo creó el presidente John Kennedy cuando en 1962 envió a Colombia una misión militar encargada de  lanzar la guerra sucia contra el enemigo interno al estilo de la teoría del dominó de aquellos tiempos de la guerra fría. Por tanto no es cierto que las actuaciones de los paramilitares sean una respuesta a las de las FARC: Ellos ya estaban ahí y no van a desaparecer cuando la banda se desmovilice; de hecho sus abogados y lo más duro y reaccionario de la cúpula militar pide a los escuadrones de la muerte que se mantengan preparados para atentar contra los comandantes guerrilleros cuando éstos se integren al sistema. Además los siguientes pasos de los paramilitares estarán condicionados por sus negocios y acuerdos con los narcos.

Ya he señalado antes que la extrema derecha cristiana ha vertido bidones de gasolina en la pira donde se quema Colombia. Sus tentáculos alcanzan todos los rincones y esferas del poder: uno de los grupos integristas más influyentes en Colombia es la fraternidad creada por el obispo francés Marcel Lefevre, excomulgado por Juan Pablo II y recomulgado por Benedicto XVI. A esta orden pertenecen funcionarios del Estado tan poderosos como el procurador Alejandro Ordóñez, famoso por intentar procesar a mujeres que abortaron siguiendo los supuestos legales en el país o recurrieron a la píldora del día después y por organizar quemas de libros -Marx, García Márquez y hasta biblias no católicas- al estilo del Berlín de 1936. Ni que decir tiene que Ordóñez fue un entregado activista del no en el plebiscito de octubre.

Santos y Uribe: eran otros tiempos
Aunque la cara del no a los acuerdos es la de un político que ha pretendido erigirse en la voz de las víctimas mientras tiene abiertos ciento ochenta y cinco procesos internacionales por delitos de lesa humanidad, y aún así su popularidad en el país no ha descendido un ápice: me refiero al presidente de Colombia entre 2002 y 2010 y actual senador Álvaro Uribe. Los éxitos macroeconómicos de su mandato no pueden silenciar las atrocidades cometidas a la sombra de este amigo de José María Aznar que puede estar entre los políticos más nefastos de América Latina: a casi 3.500 ascienden los asesinatos de Estado cuyas víctimas han sido falsamente catalogadas como guerrilleros por parte de miembros de las fuerzas armadas. Uribe alentó esta escabechina indiscriminada mediante una directiva de 2005 que promovía la caza de recompensas: ordenaba pagar casi cuatro millones de pesos por cada guerrillero muerto. El número de falsos positivos -campesinos, víctimas de la guerra, molestos rivales o gente que pasaba por allí- es incontable. Treinta dos mil personas desaparecidas en ese periodo siguen en paradero desconocido sin que nadie lo investigue; también en eso imitan a España. Un hermano del propio Uribe está siendo procesado por haber sido uno de los lideres del grupo paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia. El mismo expresidente y senador fue alcalde de Medellín y gobernador de esta provincia en los años de esplendor del cártel que dirigía Pablo Escobar.

En Colombia los los líderes del rechazo a la paz son los ganadores de la guerra, y mientras el torturado país latinoamericano da un pso adelante y otro atrás en su merecidas aspiraciones de una vida mejor va teniendo que aprender que para que sea posible un acuerdo las partes han de ceder y que no hay acuerdo perfecto.


lunes, 5 de diciembre de 2016

La ambición rubia del sur



Ni Monroe ni Ciccone; en el siglo XXI y en España la nueva ambición rubia se apellida Díaz Pacheco. Es una sevillana de 41 años que, antes de entrar en política siendo una adolescente y desde entonces dedicarse a lo institucional como única actividad conocida y reconocida, sólo consta en los anales como bética, catequista y distribuidora Avón. De hecho, en el curriculum con el que se presentó a aquellas elecciones primarias para la secretaría general del PSOE de Andalucía que no llegaron a celebrarse por falta de avales de sus contrincantes aseguraba que ya era miembra (sic) de las Juventudes socialistas antes de cumplir los cieciocho años; durante la mitad de su vida la señora Díaz sólo se ha apeado de coches oficiales. Ahora su ambición ha traspasado la frontera natural de Despeñaperros y aspira a expandirse por toda España haciéndose con la secretaría general del Partido Socialista, algo que dudo que necesite pues ya mangonea a su antojo en la organización. Veamos qué tiene a favor y qué en contra en su empeño.

Díaz ha venido actuando como correa de transmisión de la vetusta guardia de los suyos -González. Rubalcaba, Corcuera, Ibarra...-, determinada prensa -PRISA- y los poderes financieros y empresariales, tan alérgicos como ella misma a mirar a su izquierda cuando se necesita sumar apoyos. Ya lo hizo adelantando elecciones en 2015 para desprenderse de Izquierda Unida y ha vuelto a hacerlo año y medio después al dirigir la defenestración de Pedro Sánchez, a quien ella había impulsado al liderato creyendo que sería un títere manejable en sus manos. A su servicio tiene también una gestora dócil que se extralmita en sus funciones castigando a quien desobedece órdenes y gobernando el partido sine die cuando su cometido debía ser convocar un congreso extraordinario cuanto antes, disolviéndose de inmediato. A esto ha unido últimamente el apoyo velado del catalán Miquel Iceta logrado mediante la amenaza de dejar a los socios del PSC sin voz ni voto en los próximos procesos federales, después de que ellos tampoco acataran la abstención impuesta en la investidura de Mariano Rajoy. Con estas maniobras busca además cercenar la gira de reconquista emprendida por Pedro Sánchez, una peregrinación nacional tan condenada al fracaso que roza el patetismo; sin prestgio, escaño ni cargo interno, la de Sánchez es una carrera política amortizada y malogada. Hoy Susana Díaz defiende una  alternancia socialdemócrata (¿?)  que tranquilice a los verdaderos poderes, sometida más que coaligada, al gobierno del Partido popular en nombre de la razón de Estado. Así las cosas y si los socialistas se preocupan más de nombres y titulares que de lo realmente importante, un proyecto de izquierda diferente, combativa y competitiva, la única figura que hoy podría generar ilusión y mostrar solidez y credibilidad en las filas socialistas y en sus aliados naturales es curiosamente la de un político retirado, Josep Borrell. La suya ha sido la voz nás sensata que ha sonado durante la crisis del PSOE que estalló el 1 de octubre, pero El País ya se ha lanzado a neutralzarlo mediante titulares escandalosos; ya le hizo esa tarea al felipismo cuando Borrell le ganó al aparato las elecciones primarias de 1998.

Sin embargo, si la señora Díaz Pacheco quiere acceder a la secretaría general deberá superar las reválidas de unas elecciones primarias yun congreso de los de un militante un voto que se celebrarán cuando ella y sus pretorianos lo decidan, y lo único que de momento tiene garantizado son los avales, pero no desde luego la victoria. Es cierto que tiene los apoyos de la gestora, el eterno felipismo, PRISA y la nomenclatura andaluza, pero para grn parte de la militancia andaluza Díaz es un ángel exterminador y ni siquiera en su tierra las tiene ya todas consigo: Sus candidatos ya cayeron ante los de los populares andaluces en las elecciones generales del 26 de junio y en el interior del PSOE andaluz surgen pequeñas células de resistencia que ya no se esconden y están dando la cara en una suerte de plataforma anti-gestora presentada hace unos días. Vaya donde vaya Díaz contempla incrédula cómo los baños de multitudes de antes se convierten hoy en broncas y la desintegración que sus políticas están provocando en el sistema sanitario del que está tan orgullosa saca a la calle a miles de ciudadanos enfaddados. Puede que el camino de la noeva ambición rubia desde un emirato al califato llegue a puerto pero no será, ni mucho menos, un paseo militar.







lunes, 14 de noviembre de 2016

Playlist nº 80: Aullando a la luna

Aprovechando que escribo esto cuando brilla una de esas conocidas como superlunas -cuando coincide la fase de luna llena con el perigeo del satélite-, la mayor en sesenta años, pienso que, ya que tocaba lista de reproducción en este blog, dedicarla a uno de los objetos y temas más repetidos y recurrentes que siempre ha dado la música: la luna como inspiración para solitarios, enamorados, aficionados a la astronomía y propensos a la licantropía. De modo que si estáis de un romanticón o un cursi subido o si tenéis problemas capilares y necesitáis que os crezca el pelo, aquí os sirvo una variada dosis de claros de luna, hombres-lobo y aullidos. No desaprovechéis estas dos oportunidades, la astronómica y la musical.

1. Lulie London - Blue moon
2. Hank Williams - Howling at the moon
3. Django Reinhardt - (It's only a) Paper moon
4. Antonio Machín - Anoche hablé con la luna
5. Gerry Mulligan - Moonlight in Vermont
6. Elvis Presley - Blue moon of Kentucky
7. Henry Mancini Orchestra - Moon river
8. Van Morrison - Moondance
9. Celia Cruz - Luna sobre Matanzas
10. Pata Negra - How high the moon
11. Tindersticks - Waiting for the moon
12. Bob Dylan - Moonshiner
13. The Beatles - Mr. Moonlight
14. Frank Sinatra - Fly me to the moon
15. The Police - Walking on the moon
16.Sting - Moon over Bourbon Street
17. Gloria Lasso - Luna de miel
18. The Cramps - I was a teenage werewolf
19. Warren Zevon - Werewolves of London
20. La Unión - Lobo hombre en París
21. Andrés Calamaro - Hombre lobo
22. Television - Marquee moon
24. Marc Almond - Madame De La Luna
25. Ludwig Van Beethoven - Sonata para piano nº 14 "Claro de luna"
26. Echo And The Bunnymen - The killing moon
27. Creedence Clearwater Revival - Bad moon rising
28. The B-52's - There´s a moon in the sky (called the moon)
29. Mina - Tintarella di luna
30. The Marcels - Blue moon

lunes, 31 de octubre de 2016

Las escopetas nacionales

Mariano Rajoy entrevistado en TVE 


Mariano Rajoy revalidado con la rendición incondicional de un PSOE domesticado por sus tradicionales nannies -PRISA, el bunker financiero de Bruselas, la gran banca, las empresas del Ibex 35...- que ha olvidado en pocos días su último y tímido amago de contestación -exigir una radio televisión pública despolitizada- mientras el Consejo de Informativos de RTVE daba cuenta del nuevo trimestre de manipulación y censura que ha precedido a la reelección. Su lista de denuncias es escalofriante -esos tertulianos que intentan criminalizar a víctimas de violación, las descalificaciones y mentiras contra rivales políticos del gobierno, el  ocultamiento de los escándalos de éste-, pero en los últimos meses se han podido ver otras muestras de un periodismo adocenado de servicio de orden que recurre gustoso a eufemismos y trampas verbales del gusto el poder. Fue el caso del presentador de Los Desayunos de TVE que llamó Centro de Acogida al Centro de Internamiento de Extranjeros -¿Campo de Detención no sería más exacto?- de Aluche donde se produjo una revuelta el 18 de octubre. Y en la misna casa la purga de profesionales desafectos es continua y creciente. Ya desde la misma llegada de Rajoy al gobierno a finales de 2011 se produjo la decapitación de los responsables de informativos de la etapa anterior y la toma de los puestos directivos y de control por gente procedente de TeleMadrid, COPE y La Razón que llegaron con la ideología puesta e historiales de denuncias por manipulación al servicio del Partido Popular y su gobierno. Desde  entonces las listas negras de profesionales desafectos crecen sin cesar.¿Desea algo más el señorito? es la frase más oída en cualquier cortijo, y RTVE es uno de ellos.

José Antonio Sánchez,
presidente de RTVE
También la mayoría de las radiotelevisiones autonómicas y municipales son cortijos de los ejecutivos regionales o locales que las crean y mantienen; yo, que he trabajado en una de las primeras, puedo atestiguarlo; en mayor o menor medida, pues no es igual el grado de control y manipulación, TeleMadrid, TV3, Canal 9, Castilla-La Mancha y Canal Sur son casos sonados; también por experiencia sé que aquí son más los casos d autocensura que de censura de arriba abajo; y eso ocurre porque los periodistas olvidan la valiosa máxima de que tu jefe es más tonto que tú y siempre se la puedes colar y tiemblan temerosos ante aquel infausto el que se mueve no sale en la foto - ni en la próxima lista electoral- que explica tanta abstención en la investidura del pasado sábado.

José Antonio Álvarez Gundín,
actual director de informativos de RTVE
Y si esto ocurre en los medios públicos audiovisuales, en los privados son las audiencias y la publicidad que éstas atraen los quemarcan de qué y cómo se informa; en España con el agravante de la excesiva y nociva concentración de la que el Parlamento Europeo ha alertado: el duopolio formado en la práctica por Mediaset y A3 Media obtiene el 86 por ciento de los ingresos publicitarios de toda la radio y la televisión en España. Pero aquí sólo lo ha denunciado un matrimonio de conveniencia de la extrema derecha -Intereconomía, Pedro J. Ramírez y Federico Jiménez Losantos a través de la organización criminal Manos Limpias-, y no en nombre de la pluralidad sino de conseguir una porción mayor del pastel.

Julio Somoano,
jefe de informativos
de RTVE 2012-2014
Y si no hablamos solo del ámbito audiovisual, sino de la generalidad de los medios, la información no puede ser libre en una prensa muy debilitada por la crisis económica y sobreendeudada cuyos consejos de administración han caído en manos de un poder financiero aliado con el político y los grandes conglomerados del Ibex 35, y  de  -sobre todo las televisiones- las compañías de telecomunicaciones. Así el consejo de administración de Unidad Editorial está controlado por la banca italiana y en el de PRISA se sientan el Santander y Bancaixa. Es cosa sabida que en la prensa española no se informa de conflictos laborales en El Corte Inglés, de las tropelías globalizadas de Inditex, pero tampoco ningún medio español ha contado que por dos años consecutivos el banco de los Botín no superó las pruebas de estrés en los Estados Unidos. Fue significtivo ver como todos los diarios nacionales de un buen día de enero de 2015 compartieron la misma portada: una publicidad a toda página del Santander. El mundo de la comunicación ya no es el propietario de los medios; son otros los dueños.

En cuanto al grupo que preside Juan Luis Cebrián, la presión de los poderes económicos y políticos presentes en su consejo, tan interesados en la continuidad de las políticas de la derecha en el gobierno, se ensañó tanto en las posturas contrarias a la abstención de los socialistas y la figura de su entonces secretario general Pedro Sánchez que el exministro Josep Borrell tuvo que contestar en la SER a los virulentos y ofensivos editoriales de El País clamando que al secretario general del PSOE no lo podía destituir el presidente de PRISA -¡Vaya si podia!, y provocó en la redacción del diario una rebelión deontológica -que acabó en simple pataleo-  contra dicha línea editorial.

La dependencia de la publicidad privada es algo históricamente común en la prensa, pero no lo era tanto en democracia la actual dependencia excesiva de la publicidad institucional. La vicepresidenta Sáenz de Santamaría -esa que los viernes decide a su antojo a qué periodistas de su agrado dar la palabra en la rueda de prensa que sigue al Consejo de Ministros- dedica el resto de la semana laborable a distribuir a discreción ayudas publicitarias favoreciendo generosamente a los medios más dóciles a los intereses de Moncloa y los ministerios.

Y así hemos llegado a la situación de esta segunda era Rajoy que nace, con unos medios de comunicación que han pasado de ser un cuarto poder o contrapoder a una extensión del poder. Poco importa si la titularidad es pública o privada. la información en la España de hoy es coto privado de caza.



sábado, 24 de septiembre de 2016

Catálogo de mad professors

Jerry  Lewis, un Jekyl patoso y un Hyde playboy en El profesor chiflado



¿Te pedí, por ventura, creador, que transformaras en hombre este barro del que vengo?
¿Te imploré alguna vez que me sacaras de la oscuridad?
(John Milton
El paraíso perdido)

Son muchos los tipos y personajes amenazadores repetidos y recurrentes en la literatura y el cine fantásticos: invasores alienígenas, hombres invisibles, gigantes y seres diminutos. mutantes, insectos y arácnidos colosales, pero pocos tan frecuentes como los científicos locos. El temor atávico a la ciencia y el progreso, la superstición y la desconfianza en la tecnología y el futuro hacen que, a la hora de buscar un malo que provoque pataleos y silbidos en las salas de cines o nos haga ocultar la cabeza detrás del libro abierto, haya pocas cosas tan socorridas como un científico majareta sediento de fama y poder al que nada detiene en su intento de, casi siempre, dominar el mundo. Este verano y parte del otoño la exposición Terror en el Laboratorio de la Fundación Telefónica, abierta en Madrid hasta el 16 de octubre, ha sacado el bisturí.

Esta exposición se abrió en junio, conmemorando los dos siglos que se cumplían de aquel imvierno volcánico de 1816 en que Mary W, Shelley ideó su inmortal Frankenstein. Pero como eso y la escuela creada es historia ya contadaen otro artículo de este blog, me dedicaré a repasar la presencia de los mad doctors en los dos últimos siglos tanto en literatura como en cine.


En el romanticismo el estadounidense Edgar Allan Poe se interesó por los experimentos científicos más osados y fue un precursor de la ciencia ficción en relatos como Von Kempelen y su descubrimiento, William Wilson o La verdad sobre el caso del Sr. Valdemar. Es ingente la cantidad de obras como éstas que han llegado al cine (varias películas de Roger Corman) y a la televisión (las Historias para no dormir de Serrador)

Ya en la segunda mitad del siglo XIX, en una época de grandes hallazgos tecnológicos y geográficos, es publicada la obra cumbre de un escocés conocido hasta entonces por sus novelas de aventuras y libros de viajes y novelas de aventuras y libros de viajes, Robert Louis Stevenson, La novela psicológica de horror El extraño caso del Dr. Jekill y Mr. Hyde hizo historia planteando el fenómeno de la personalidad escindida provocada por un científico que experimenta en su propio cuerpo y consigue resultados que escapan a su control. El número de adaptaciones de esta obra al cine es enorme y trataremos más adelante de algunas.

De Jekyl a Hyde
Contemporaneo de Stevenson  y de la segunda revolución industrial es el maestro francés Jules Verne. El misántropo Capitán Nemo de 20.000 leguas de viaje submarino y La isla misteriosa y el Robur de Dueño del mundo responden al tipo de científico al que me refiero, orgulloso de desafiar las leyes naturales con sus conocimientos.

La exposición Terror en el laboratorio se centra en seis grandes obras literarias y se estructura en tres bloques temáticos en función de la naturaleza de las criaturas ideadas por los científicos. De un lado están los autómatas: máquinas animadas pensadas para mejorar la especie humana; ahí entrarían la Hadaly supuestamente costruída por Thomas Edison en La Eva Futura del conde de Villiers o la Maria creada por el desequilibrado Rotwang de Metropolis (Fritz Lang, 1927), la primera gran distopía de la historia del cine. Por otra parte, la idea del doppelgänger, que confronta el yo con su doble reprimido; es el caso del citado El extraño caso del Dr. Jekill y Mr. Hyde  de Stevenson y del posterior (principios del siglo XX) El hombre invisible, de H.G. Wells; también hablaré de algunas de las numerosas adaptaciones al cine de ambas obras:destaquemos El hombre y el monstruo (Dr. Jelyll and Mr. Hyde. Robert Mamoulian, 1931), la comedia El profesor chiflado (The nutty proffesor, 1963) dirigida y protagonizada por un desternillante Jerrry Lewis y la curiosa producción británica El Doctor Jekyl y su hermana Hyde (Dr. Jekyl and sister Hyde. Roy Ward Baker, 1971), con cambio de sexo incluido, entre las películas basadas en la novela de Stevenson; y de las invisibilidades imaginadas por Wells, la cinta canónica es la de James Whale que protagonizó Claude Rains (The invisible man, 1933) y también fueron populares Memorias de un hombre invisible (Memoirs of an insible man. John Carpenter, 1992) y Hollow man  (Paul Verhoeven, 2000). El tercer bloque es el del monstruo -creado por un científico visionario-, donde caben la criatura dotada de vida por Victor Frankenstein y las bestias de La isla del doctor Moreau -de nuevo Wells-.

Lámparas de piel de judío

Era en un principio un símbolo de lo tenebroso. No es extraño que el científico loco sea una figura casi omnipresnte en el primer cine fantástico alemán. Los expresionistas no veían en esta encarnación del mal sino a la representación de una amenaza mucho menos científica: la irresistible ascensión de Adolf Hitler, cuyos científicos pondrían en práctica en los campos de exterminio conductas y experimentos que ni todas las películas de terror juntas habrían imaginado. Puede verse ya un antecedente en El gabinete del doctor Caligari (Das kabinett des doktor Caligari. Robert Wiene, 1920), donde aparece una de las constantes del género: el científico que pone a su servicio un ser monstruoso sin voluntad que emplea para el crimen sin tener que mancharse las manos de sangre.  Es en El doctor Mabuse (Doktor Mabuse, der spieler. 1922) donde Lang da protagonismo a un supercerebro criminal al frente de una macabra secta dispuesta a adueñarse del mundo empleando sofisticados gadgets. Mabuse es un personaje que Lang retomó en ocasiones hasta Los crímenes del doctor Mabuse (Die tausend Augen des dr. Mabuse, 1960).

Mad actors

La de mad doctor ha sido la especialidad de algunos conocidos actores. El buenazo de Boris Karloff fue profesor chiflado en varias ocasiones, entre ellas latrilogía que dirigó Nicholas Ginde formada por The man they couldn't hang (1939), The man with nine lifes (1940) y Before I hang (1940). En ella, probando un suero de la eterna juventud, desarrollaba irrefrenables instintos asesinos. Su sobriedad interpretativa brilló junto a Peter Lorre en The boogie man will get you (Lew Lenders, 1942): Karloff y Lorre capturan cobayas humanas para crear un superhombre con fines bélicos, y en El poder invisible (The invisible ray. Janos Ruhk, 1936) se convertía en una especie de desintegradoerhumano investigando un meteorito radiactivo. Quien buscaba el antídoto era su eterno rival Bela Lugosi.

Fue el maestro húngaro, el más elegante conde Drácula, otro especialista en científicos locos y en los monstruos creados por aquellos. Fue ambas cosas en la ridícula El hombre mono (The ape man. William Beaudine, 1943), un desatino en el que el científico se inyecta médula espinal de un gorila sin que el guionista se moleste en explicar para qué. El pobre Bela tenía que pagarse la morfina con subproductos como éste y otros parecidos hasta La novia del monstruo (Bride of the monster 1956), su último papel con diálogo, si es que podían llamarse así los dislates que ideaba Ed Wood.

Tampoco podía olvidar a otro actor fetiche en este tipo de películas: Vincent Price. Si fue un inolvidable investigador en La mosca (The fly. Kurt Neumann, 1958) y muchos años más tarde dio la vida y enseñó modales a Eduardo Nanostijeras (Edward Scissorhands. Tim Burton, 1990), entre ambas resulta impagable el Price de Dr. Goldfoot and the bikini machine (Norman Taurog, 1965), una enloquecida película playera con mad doctor. En ella se enfrenta al bronceado y cantarín Frankie Avalon, quien trata de frenar el malvado plan del doctor G. de chantajear a los hombres más poderosos del mundo entrenando a un ejército de voluptuosas androides en biquini. Gloriosa.

También es divertida una película que ya era de culto antes de estrenarse y también estaba protagonizada por Vincent Price, El abominable Dr. Phibes (The abominable dr. Phibes. Robert Fuest, 1971). Es casi un autohomenaje a la carrera del propio Price, llena de guiños a otras cintas de su filmografía y cuidadas rferencias al cine de terror desde Universal a Hammer. Su éxito facilitó la realización de una buena secuela, tan pop como la primera, Dr. Phibes rises again (Robert Fuest, 1972).

Dentro de este subgénero literario y cinematográfico de científicos majaretas que se pasan el juramento hipocrático por el arco del triunfo otro ejemplar de cuidado es el Doctor Moreau de H. G. Wells, cuya isla plagada de híbridos de humanos y bestias fue todo un escándalo en el Imperio de su graciosa majestad Victoria pero anticipaba algo tan actual como la ingeniería genética. La mejor de sus adaptaciones al cine es La isla de las almas perdidas (Island of the lost souls, Erle Kenton, 1932)con Charles Laghton dando vida al osado científico.

Citemos rapidamente otros mad doctors de menor repercusión. En El hombre que fabricaba monstruos (Man made monter. Dan McCornick, 1941)  Lionel Atwell transformaba a Lon Chaney Jr en Dinamo, un hombre eléctrico que a causa de sus experimentos acababa siendo un zombi asesino; Jack Arnold también abordó el tema en una de sus películas más pobres, Nonster on the campus (1958); mejores resultados obtuvo Todd Browning con su colosal Muñecos infernales (The devil doll, 1936).

Orloff, Mengele y Bacterio

Si Mabuse era Hitler, Orloff era... ¿Franco?
En tiempos más recientes anoto una alucinada pieza de cine basura, Astro zombies (Ted Mikels, 1969) y por supuesto la aparción de científicos locos en muchas de las aventuras de James Bond -si hablamos de cine, desde la primera, Dr No (Terence Young, 1962)-. Pero vayamos con unas dosis de caspa hispana: Jesús Franco tuvo su particular mad professor en Orloff, que fue Howard Vernon en la estupenda Gritos en la noche (1962), pero bajó muchos enteros en El siniestro doctor Orloff (1964); en ellas el científico rapta jovencitas para intentar curar el desfigurado rostro de su mujer. Pero una cosa es que los científicos estén locos y otra que sean tontos: la vergüenza de la profesión fue Javier Gurruchaga como el conde Nado en la infame Supernova (Juán Mirón, 1992) con es gran actriz llamada Marta Sánchez. Menos mal que para salvarnos estaban el clásico Bacterio y el demencial Chiflágoras; salidos ambos de la pluma de Francisco Ibáñez, el segundo aparece en la película El armario del tiempo (Rafael Vera, 1971) y Bacterio no faltó en La gran aventura de Mortadelo y Filemón (Javier Fesser, 2003) y sus secuelas.

Imginense a 94 niñitos cuellicortos con mostacho y flequillo levantando continuamente el brazo derecho; pues eso, más omenos fue lo que ideó Ira Levin para Los niños del Brasil. Allí el científico loco era terriblemente real, nada menos que el carnicero de Auschwitz Josef Mengele. Su fuga a Sudamérica sirve de excusa argumental para que en la novela el cazador de nazis Simon Wiesental descubra aMengele escondido en la selva embarazando a mujeres arias con esperma de Hitler -¡sí que le cundió la Viagra al fuhrer!- para producir al líder del Cuarto Reich.

Tiempos modernos

David Cronenberg también colocó a un científico chiflado al frente de un dudoso experimento para aumentar el placer sexual con nefastas consecuencias en su tercer largo, Vinieron de dentro de (Shivers, 1975).

En el cine los últimos años han conocido una cierta humanización del personaje del mad professor que, más benévolo, puede fabricar una mujer diez -Barbara Carrera en
Embryo (Ralph Nelson, 1976) o un hombre objeto como John Malkovich en Fabricando al hombre perfecto (Making mr. right. Susan Seidelmam, 1987). Incluso se pede dar el caso de que el profesor chiflado sea una máquina, como el Proteus IV de Engendro mecánico (Demon seed. Donald Cammell, 1977), que intenta tener un hijo con la mujer de su diseñador. Hasta Woody Allen se atrevió con el tema en uno de los esketches de Todo lo que siempre quiso saber sobre el sexo y no se atrevió a preguntar (Everything you wanted to know about sex, 1972)´. Más científicos benévolos de los ochenta fueron el Emmet Brown de Regreso al futuro (Back to the future. Robert Zemekis, 1985) y us dos secuelas y el Rick Moranis de Cariño, he encogido a los niños (Honey, I shrunk the kids, Joe Johnston, 1989). Esta última película tuvo como guionistas a dos gamberros, Robert Gordon y Brian Yuzna que, a años luz de la candidez de aquel producto Disney, habían perpetrado una trituradora revisión de los cánones más clásicos del género tomando como base a Lovecraft. Hablo de Re-animator (1985), una salvajada que pasó a la historia del exceso.

Los límites de la ciencia

Los hombres-bestia de Moreau, el hombre revivido de Frankenstein, la María de Metrópolis o lo que hace Jekyl consigo mismo son aberraciones de científicos en su intento de ir siempre más allá, pero ¿no es ese el papel de la ciencia. llevar al hombre a los confines de su propia existencia? o ,como defendía Brian Aldiss en su Frankenstein desencadenado, la naturaleza necesitaba ser enmendada, y enmendarla era la misión del hombre.


jueves, 8 de septiembre de 2016

The Jam: La idea joven




El miércoles 7 de septiembre el canal de televisión Sundance TV comenzó a emitir la serie de documentales sobre música pop y rock subtitulados en español Acordes Secretos con The Jam: About the young idea (Bob Smeaton, 2015), homenaje y recuerdo a la banda musical más importante que haya surgido del Reino Unido desde The Beatles tres décadas después de su disolución. Podemos ver videoclips y fotografías de sus diez años de vida y siete de carrera discográfica,  el análisis de sus seis álbumes de estudio y varios singles de enorme éxito, actuaciones en directo -hasta la despedida en Brighton en diciembre de 1982- e incluso las míticas pruebas de sonido abiertas a los fans que no podían acceder a los conciertos por edad o dinero; todo ello aparece comentado y narrado por testimonios actuales de Paul Weller -el compositor, cantante y líder indiscutible-, Rick Buckler -el batería y reciente biógrafo-, su colaborador en la biografía Ian Snowball, junto a numerosos fans de The Jam que a través de los años se han mantenido fieles a la banda con la que nacieron a la música y al espíritu, el estilo y el concepto mod que revitalizó.  Se narran curiosas anécdotas sobre la incomprensión de sus letras, como cuando los millonarios estudiantes de Eton interpretaron The Eton riffles como un homenaje a su exclusiva institución educativa de las élites inglesas. Incluso aparecen actuaciones de From The Jam, una tribute band en la que están los mismísimos Rick Buckler y Bruce Foxton. Si se puede volver a ver -de momento no lo
he logrado, aunque empiezo a escribir la mañana después-  es pecado perdérselo.

Junto a The Clash, The Jam llevaron al punk la preocupación y la denuncia política de lo que vivía y padecía Inglaterra en los últimos años setenta y primeros ochenta; The Jam unían a ello su militancia estilística y estética, una más rápida y profunda maduración musical y su progresivo acercamiento al soul y las demás músicas negras. Weller fue la principal voz frente al primer thatcherismo, que mantendría alzada en su siguiente reencarnación The Style Council. Otros artistas como The Smiths y Robert Wyatt tomaron el testigo contestatario, pero uno de los rasgos únicos de The Jam que quedan patentes en el documental es su cercanía, comunión y a veces incluso amistad con su público, unos chavales que veían a sus padres perder el trabajo por culpa de los recortes, el antiobrerismo y el austericidio de Margaret Thatcher que jaleaban los tabloides de la época y quedar ellos mismos sin futuro a la vista.

Yo, que los descubri con
su primer disco a los quince años, guardo en sus vinilos originales todos aquellos álbumes, su directo Dig the new breed y sus dos recopilatorios oficiales de singles y caras B editados con el cadaver del grupo aún reciente, Snap! y Extras. Su evolución como músicos fue la mía como oyente; casi compartíamos ideario, de modo que no necesito reivindicar ahora aquel sonido y aquellos míticos años; pero al mundo sí le viene bien recordarlos o descubrirlos.

miércoles, 20 de julio de 2016

Los niños con los niños y las niñas con las niñas (la política segregada)

Aquella famosa canción de Los Bravos que daba título a la película que protagonizaba el conjunto yeyé en 1967 -Los chicos con las chicas- nunca tuvo menos razón que en la política parlamentaria de esta naciente legislatura surgida de las elecciones generales del pasado 26 de junio. Está plenamente en vigor la Ley de Educación dejada en herencia por el exministro José Ignacio Wert -hoy disfrutando de su romántico y bien pagado retiro parisino-, esa que consagra que sean generosamente subvencionados colegios e institutos religiosos y privados en general aunque segreguen al alumnado según sexos -aquel viejuno los niños con los niños y las niñas con las niñas-; y dentro del Palacio de las Cortes todo se clarifica: las derechas con las derechas y las izquierdas contra las izquierdas dándose de bofetadas o poniéndose zancadillas; a eso debían referirse Mariano Rajoy y su amiga y protegida Ana Pastor al hablar de normalidad y estabilidad.

Todos volvemos a la casilla de salida, pero nadie quiere mover un dedo, Algunos preferimos dorarnos en la playa, otros fumarse un puro para no perder las buenas costumbres; otras irse a la cama.

Lo vimos en la  mismísima apertura de la legislatura y elección de la Mesa del Congreso: Ciudadanos, el partido de la regeneración, ha caído rápidamente en la red tendida por lo peor del PP a cambio de migajas -puestos en la mesa que ni siquiera le correspondían-. También los nacionalistas vascos y catalanes han demostrado ser gente de orden -es decir, de derechas de toda la vida-; las veleidades independentistas de algunos no deberían llamar a nadie a engaño. En cuanto a las izquierdas, en la misma votación Podemos ha decidido tropezar en la misma piedra de las manos llenas de sangre y el no me sale de ahí de las investiduras fallidas de Pedro Sánchez sacándose de la manga un candidato a tercera autoridad del país -Domenech- que sólo servía para otorgar al PP el control sobre todos los poderes del Estado ¿será eso la transversalidad?

Lo ocurrido en la primera sesión de la legislatura no es más que un reflejo de algunas actitudes vistas durante la primera ronda de conversaciones para lograr una investidura y posterior gobierno, planteadas por el presidente en funciones como un plebiscito de adhesión inquebrantable a su egregia persona y sus catastróficas políticas. Don Alberto -acabará castellanizando el nombre como Alex/Alejo Vidal Quadras- Rivera (dónde dije digo digo Diego) ha logrado que incluso en la dirección de los populares hayan alucinado con que un secretario general que en los debates electorales soltaba sapos y culebras contra Rajoy ahora le tienda alfombra roja hacia la presidencia -en forma de abstención, dicen- sin pedirles nada a cambio, ni regeneración, ni Ley Wert, ni ley Mordaza, ni cambios en la reforma laboral, ni esa nueva ley electoral por la que suspiran, ni la cabeza del ministro de Interior y Grabaciones Fernández Díaz ni la de Montoro el amnistiador de amiguetes. Sin duda lo próximo será un marcial ¡Señor, sí señor. A las órdenes de Su Excelencia!. Lo previsible, y yo diría que deseable, es que si esto acaba en unas terceras elecciones, su vergonzosa conducta lleve a Ciudadanos tras los pasos de UPyD y acabe en el limbo de la irrelevancia extraparlamentaria con tantos escaños como PACMA. Si finalmente hay que sacar de nuevo las urnas a los colegios ya puedo oír a la claque mediática del Régimen: toda la culpa será del PSOE por enrocarse en el bloqueo y el No es no ¡pretenden que los socialistas digan amén a la LOMCE y a la reforma laboral del trabajo basura y los sueldos de hambre!. Espero que hayan aprendido algo de su error de haber pactado con Rivera un programa liberal.

Así las cosas el único lugar donde estar será la oposición y fuera de los consenso impuestos por la gente de orden.



miércoles, 22 de junio de 2016

Playlist nº 79: Las raíces de Bowie

Sé que aún no ha pasado un año de su muerte y puede ser pronto para homenajes, pero esto no es uno. Simplememte creo que a un artista como David Bowie, Siempre abierto a influencias y a absorberlo todo como una esponja y sumarlo a su impresionante catálogo como compositor, hay que rastrearlo también por la mucha música ajena que integro en su repertorio de estudio y directo, una carrera que abarca cincuenta años de música, desde que era un adolescente londinense con un amplísimo registro vocal hasta que el cáncer se lo llevó en Nueva York el 10 de enero pasado, dos días después de cumplir 69 años. La siguiente lista incluye los originales de la totalidad de versiones de composiciones ajenas que Bowie grabó en directo o estudio en su medio siglo de carrera con la única excepción de los cuatro villancicos populares que cantó a dúo con Bing Crosby en 1976. Naturalmente está entero su álbum de 1973 Pin Ups, donde versionea bandas británicas de mitad de los 60s. Comprueben, verán que no falta nada. El orden es alfabético de intérpretes originales.

1. The Animals: Don't bring me down
2. Bob Dylan: Tryin' to get to Heaven
3 y 4. Bruce Springsteen: Growin' Up/It,s hard to be a saint in the city
5 y 6. Chuck Berry: Almost grown/Round and round
7. Cream: I feel free
8. The Doors: Bertolt Brecht's Alabama song (Whiskey bar)
9. Frank Sinatra: Nature boy
10  Fred Astaire: Suite for a foggy day
11 y 12. Iggy Pop: Sister midnight/China girl
13 y 14. Jacques Brel: Amsterdam/La mort (My death)
15 y 16.  John Lennon: Working class hero/Mother
17.  Lou Reed: Dirty Blvd.
18.  Martha Reeves And The Vandellas: Dancing in the streets
19.  The Mojos: Everything's alright
20. MorrisseyI know it's gonna happen someday
21, Moot The Hoople: All the young dudes
22, Nina Simone; Wild is the wind
23. Ohio Players: Here today gone tomorrow
24. Pink Floyd: See Emily play
25 Pixies: Cactus
26. The Pretty Things: Rosalyn
27. Roxy Music: If there is something
28. Scott Walker: Nite flights
29. Simon And Garfunkel: America
30. The Beach Boys: God only knows
31 y 32. The Beatles: Across the universe/Penny Lane
33. The Easybeats:  Friday on my mind
34. The Kinks: Where have all the good times gone
35. The Rolling Stones: Let's spend the night together
36 y 37. The Velvet Underground: I'm waiting for the man/White light, white heat
38, 39 y 40,  The Who: I can't explain/Anywhere, anyhow, anyway/Pictures of Lily
41 y 42. The Yarbirds: I wish you would/Shape of things
43. Them: Here comes the night




jueves, 9 de junio de 2016

Un sindios

Si Miguel Ángel hubiera abrazado el pastafarismo


Un buen día,  aunque no con estas palabras, Stephen Hawking soltó la coz: Dios no existe dijo -el pobre Stephen ya tampoco, casi-, y se montó la de Dios es Cristo, y eso que ni siquiera era la primera vez: cuentan que en una recepción una Shirley McLaine particularmente pesada y caprichosa le anduvo persiguiendo con la preguntita. ¡Nooo!, le contestó desabridamente en su lenguaje robótico para quitarse de encima a aquella petarda. Aquellos que se proclaman de profundas creencias religiosas -conste que no hablo de todos los creyentes sino de los que tiran a fanáticos- tienen una infinita capacidad para sentirse ultrajados y están a la que salta; y de ello sacan provecho tanto las sectas que explotan y gestionan las creencias espirituales como quienes rentabilizan todo lo que huela a provocación. Así lo hacía la editorial que publica los libros del científico británico cuando allá por 2010 promocionó su última obra de divulgación hasta el momento, El gran diseño, escrita junto a Leonard Modlinow, suministrando un avance claramente dirigido a incordiar a los susceptibles donde los autores consideraban innecesaria la invocación de Dios para explicar el origen del universo. Esto fue publicidad suficiente para disparar las ventas del libro, que matizaba la boutade dejándola en simple escepticismo para desencanto de quienes tras comprarlo se molestaron en leerlo. Todo muy rentable.

Algo no va bien en las cabezas de quienes tanto se ofenden. Es el caso de aquellos que, humillados por ver a su profeta caricaturizados, acribillan a balazos a los dibujantes. Si un predicador nazi anuncia la quema de coranes en su jardín según el ejemplo del cardenal Cisneros, psicópata mitrado que los hacía arder a cascoporro en las plazas de Granada, o un candidato a la presidencia estadounidense propone negar el visado a los musulmanes asumimos que están flipados y que a esos locos habría que encerrarlos, pero seguro que a ninguno de ellos les falta seguidores y no debería sorprendernos que cientos de tarados ofendidos se brinden a volar por los aires llevándose por delante a unas docenas de infieles o herejes.

De los científicos que se citan a raiz del combate Hawking vs. Dios subrayo las palabras del Nóbel de Física Steven Weiberg: Con o sin religión siempre habrá buena gente haciendo cosas buenas y mala gente haciendo cosas malas, pero para que la buena gente haga cosas malas hace falta la religión. A dirigir y rentabilizar la maldad de los buenos se dedican las religiones organizadas cuando intervienen en la vida no religiosa pretendiendo imponer su modelo a cualquier forma de organización que adopten los ciudadanos. Constituídas en poderosas empresas, las tres principales funcionan así:  El cristianismo ha adoptado el modelo liberal, es decir las corporaciones controlan los mecanismos de poder de un Estado débil, el lobby minando la democracia. El islam en cambio opta por el modelo totalitario, fundiéndose con el poder político para imponer por la fuerza la obtusa ley religiosa. Los judíos se decantan por uno u otro modelo según su extremismo.

Característico de las religiones es la desfachatez con que se pasan por el forro las pruebas empíricas de sus engaños, vengan de Darwin o del Carbono 14, pero se ven acorraladas por un pensamiento científico que gana el espacio ocupado por el dogma. A primera vista en El gran diseño Hawking apenas planteó nada que no hubiera formulado ya en Breve Historia del tiempo: un universo sin principio ni final en el tiempo y el espacio y sin lugar para un creador. A la religión le queda el recurso de mantener que los conceptos de Dios y alma son invulnerables al estudio empírico y por tanto no confirmables o descartables mediante la experiencia, la teología está fuera del alcance de la ciencia. Sin embargo en El gran diseño Hawking había introducido una novedad no menor de la que hasta ahora no se ha desdicho: No es lo mismo un universo con creador o sin él y por eso la teología no es inmune a la física. La demostración de un  universo que se ha creado a sí mismo negaría necesariamente la existencia de dicho creador. Esto es un sindios.

Actualización de un artículo publicado en Granada Hoy en septiembre de 2010.







creador. Esto es un sindiós.

domingo, 29 de mayo de 2016

¡Nena, kaka!



Déjenme que primero les explique el porqué de este estrambótico título. Para determinados especímenes sociales que han proliferado en estos primeros años del siglo XXI. y que con su costumbre simplificadora los medios de comunicación han llamado antisistemas, es norma ortográfica habitual sustituir la letra c oclusiva -cuando va seguida de a, o o u- y la q por una-así casa se escribe kasa y en cuanto a ocupar, ya saben-; también es habitual que en su particular neolengua igualitaria, en lugar de recurrir al cansino ellos y ellas o al horrendo ell@s, tiren por la calle de enmedio y empleen el género femenino para todo dios: nosotras -observen un comunicado de los okupas del llamado Banc Expropiat del barcelonés Barrio de Gracia-; ni la feminista más radical  legría a ese extremo, Así que cuando un niño okupa anda toqueteando lo que no debe sus mayores le dicen ¡nena, kaka!. ETA y la izquierda abertzale también emplearon siempre esta supuesta ortografía de la disidencia.

Bromas aparte, que el asunto se las trae, la policía apunta a que detrás de todos los disturbios que se han producido en los últimos quince años en Barcelona hay unos doscientos alborotadores de simpatías anarquistas e incluso ramificaciones terroristas que igual la montan durante un desalojo que en una celebración del Barça. Al margen de lo que está ocurriendo en Gracia, desde hace algún tiempo se hace notar en toda España un heterogéneo conglomerado humano e ideológico que tiende a sepultar el razonamiento bajo toneladas de consignas aprendidas y a justificar cualquier clase de algarada, por violenta que sea, si lucha contra el sistema opresor. Hace un par de años, tras los disturbios que siguieron a las marchas de la dignidad y despropósitos como el de la Corrala Utopía de Sevilla los llamé bolivarianos en otro artículo de este blog, pero ahora estamos en período electoral y no quiero alimentar el espurio recurso a hablar de Venezuela al que acuden ciertos partidos, medios de comunicación y opinadores profesionales para conjurar lo que consideran una amenaza. Pero igualmente pienso que harían falta algunas desvinculaciones  y pronunciamentos claros frente a quienes tratan de imponer la ley de la selva. El Partido Popular suele enorgullecerse de que si en España la extrema derecha se ha quedado en grupúsculos extraparlamentarios es porque el partido creado por Manuel Fraga supo llevarla a su redil. En cambio Podemos y los movimientos surgidos del 15-M no deben aspirar a contenerlo todo; urge que cuanto antes se desvinculen del chavismo y de la pandilla de Arnaldo Otegui, el hombre de paz, y poner de patitas en la calle a su concejal matón Andrés Bódalo: era sonrojante la presencia el pasado 15 de mayo en la Puerta del Sol de una gran pancarta que exigía su amnistía¡!.

A quienes de forma acrítica quieren elevar a los altares a quien inventó el 15-M y sus sucedáneos les recordaré que como periodísta yo sí que me he sentido indignado al oir en varias ocasiones mientras trabajaba el ripio fascistoide ¡televisión = manipulación!. La última vez fue durante una retransmisión de la concentración que celebraba el quinto aniversario del 15 de mayo de 2011.

Un concejal de la CUP en una de las concentraciones
Volviendo al asunto de los okupas y las algaradas de Gracia, detecto mucho despiste e interés en mezlarlo todo. Se ha querido responsabilizar al pasado activista de la alcaldesa Colau de los coches volcados, los cajeros destruidos, los contenedores quemados y los mossos heridos -de aquellos polvos estos lodos- como si fuera lo mismo oponerse a un desalojo que dar una patada en la puerta y quedarse a vivir. Recordemos en primer lugar que fue su antecesor, el convergente Xavier Trias quien sin someterlo al pleno ordenó pagar con dinero de los barceloneses sesenta mil euros mensuales de alquiler del local que antes de la okupación fue oficina de Catalunya Caixa para evitar que un posible desalojo causara altercados en vísperas de las elecciones municipales de 2015. Se ha llevado a saber estos días que el ayuntamiento ha estado pagando a la propiedad los consumos e incluso los impuestos y tasas del inmueble -IBI y basuras- y que el contrato que unía a Consistorio y dueños preveía cubrir cualquier desperfecto y seguir renovándose si la finca seguía okupada , es decir, en la práctica el Ayuntamiento subvencionaba a los okupas; primero intentó pagarles para que se fueran sin ruido y, como no tragaron, luego hizo de asustaviejas para los dueños. Ahora Trias, que puede ser acusado de malversación de caudales públicos, va diciendo que haber rescindido el contrato, como hizo el nuevo equipo de gobierno fue un error. Otra muestra de la institucionalización y politización del conflicto ha sido la presencia de concejales de la CUP en todos los fregaos de Gracia como unos mamarrachos más.

Después el otro elemento clave a tener en cuenta es quién o quiénes son los propietarios del inmueble en cuestión: como han informado los ahora y cuando funcionaba la Caja de Tarragona -absorbida por Catalunya Caixa- la propiedad consta a nombre de Antártico Vintage, la empresa de Manuel Bravo Solano, patriarca de una conocida familia de especuladores inmobiliarios. Tanta complicidad entre un alcalde y un promotor recuerda sospechosamente al tándem Castedo-Ortiz en Alicante. Los simpatizantes de los okupas defienden su labor social -también los falangistas del hogar Ramiro Ledesma reparten comida y ropa-, pero ¡mira que si todo se reduce a un caso de corrupción!.





jueves, 12 de mayo de 2016

El fango

¿Qué es corrupción? ¡Y tú me lo preguntas!... Pitorreos aparte, ese fenómeno que tanto nos preocupa según las encuestas y que tan poco cuesta según las urnas se podría definir de muy diversas formas según nos convenga, pero para no liarnos y que no nos líen lo mejor sería acogernos a la amplia definición que hace la Comisión Europea: "cualquier abuso de poder para obtener réditos privados", Esto nos sirve tanto para la mordida que es una costumbre sistémica en muchos países de los denominados en vías de desarrollo -si te roban o extorsionan en algunos Estados terminados en tan es muy probable que lo hagan policías, militares o funcionarios aduaneros- como para nuestras corruptelas políticas, institucionales o institucionalizadas: otorgar trabajos y facilitar negocios a cambio de comisiones, financiar organizaciones irregularmente, colocar a personas afines no capacitadas para cubrir un puesto, ocultar bienes o ganancias al Fisco o tener dinero, posesiones o empresas en paraísos fiscales, sobre todo si se ocupa un cargo público. Todo ello es indudablemente inmoral, pero puede ser ilegal o no serlo. Todo ello es corrupción y en la España de hoy nos llega hasta el cuello.

La he llamado corrupción política porque casi siempre se da en ese ámbito y sus cercanías y relacionada con la financiación ordinaria de los partidos, la extraordinaria de las campañas electorales y la gestión de los fondos públicos en lo tres niveles de la Administración, central, autonómica y local. Contra lo que pretenden determinados patriotas partidarios de la recentralización y sus palmeros mediáticos, las autonomías son el nivel menos corrupto de estos tres y es en el ámbito local donde se dan más irregularidades, pues la competencia urbanística y buena parte de la contratación pública corresponde a los ayuntamientos, estrangulados económicamente por el Estado desde la última modificación del Régimen local, y las diputaciones son el reino del nombramiento a dedo de expertos y asesores. El coste de la corrupción en España asciende nada menos que a un veinte por cierto del PIB y es cierto que la mayor porción cuantitativa de ese pastel -mordidas y contrataciones irregulares- se detrae en las administraciones menores, pero las llamadas manzanas podridas -policías sobornados, viajes particulares pagados con dinero público, mal uso de tarjetas- se dan sobre todo en la Admivistración del Estado y grandes empresas públicas y las cuantías defraudadas son menores.

Para calibrar la magnitud del problema nos encontramos con un obstáculo: en España la corrupción es una percepción social que aumenta en periodos de crisis y que no existe como delito. Los delitos tipificados que claramente implican corrupción -tráfico de influencias, cohecho, malversación y prevaricación, que a menudo aparecen juntos. Otras corruptelas como el amiguismo, el dedazo o la financiación ilegal - han quedado impunes o se han eternizado en los juzgados, pues en la legislatura presidida por Mariano Rajoy menos del cuarenta por ciento han llegado a sentencia, lo que no quiere decir condena.

Al hablar de corrupción solemos referirnos  a un lodazal en el que exclusivamente chapotean la política y el empresariado -algún responsable sindical también-. Como a falta de datos oficiales solo podemos saber de ella a través de los medios de comunicación, obviamos los corporativismos delmundo periodístico y el dicho de que entre bomberos no nos pisamos la manguera, pero el fango también cubre a algunos periodistas y los medios que les emplean por sus conexiones y complicidades políticas y comerciales. Era vox pópuli la retroalimentación simbiotica entre los gobiernos de Felipe González y el grupo Prisa. Estos días nos enteramos de que el expresidente ha favorecido los negocios del iraní Massoud Zandi con Juan Luis Cebrián para explotar minas en África. González llegó a grabar un vídeo presntando como emprendedor modelo al iraní, que ha llevado a la ruina a toda empresa en la que ha puesto el pie. Por otro lado cuando los llamados Papeles de Panamá han revelado los negocios petrolíferos del presidente de PRISA y el desvío de sus ganancias a paraísos fiscales, Cebián la ha emprendido a demandas a los mensajeros y ha depurado a quienes han osado referirse a sus componendas desde dentro de su imperio. Más fango mediático: el que expanden las filtraciones y montajes policiales dirigidos por el Ministerio del Interior y voceados por el digital OK Diario y su director.

Se cumplen cinco años desde que el movimiento ciudadano del 15-M tomó las plazas públicas, y algunos de los escándalos contra los que entonces reaccionó una parte de la población española siguen sin sentencia en los tribunales. El caso Nóos sienta en el banquillo, cinco años después, a la hermana y el cuñado del rey, pero el caso Gürtel de apropiación de fondos públicos con la cooperación necesaria de altos cargos y todo un partido político, que estalló hace ya siete años, ni siquiera ha llegado a juício oral. Una exministra del gobierno Rajoy, el yerno del expresidente Aznar y todos los tesoreros del Partido Popular están en el ajo, pero eso no implica más diligencia y sí más obstáculos. En lo que sí se han implicado órganos judiciales ha sido en silenciar toda esta corrupción y frenar cualquier tentativa de castigo y de cambio. Hemos visto a la Fiscalía y la Abogacía del Estado defendiendo a algunos presuntos corruptos -caso Noos-, a los responsables del reparto de causas dejando a otros en manos de jueces afines -caso Gürtel-. Nos queda por hasta dónde llega la Justicia en los nuevos escándalos aparecidos en los últimos meses -ayuuntamientos de Granada y Valencia, diputaciones valencianas, EREs, PSdGa, Operación Púnica, registro del PP de Madrid... el territorio de la corrupción se ampía a diario y el fango llega tan arriba que perdemos la visión y la perspectiva. De momento nos encontranos que el Tribunal Constitucional solo sirve para amenazar e impedir que se exprese la voluntad popular y que la Audiencia Nacional actúa como la heredera que es del Tribunal de Orden Público ((TOP) franquista y se emplea a fondo en perseguir y castigar la protesta y la desobediencia, sea la grabación de una carga policial o la actuación de unos peligrosos titiriteros.