martes, 12 de abril de 2011

Uno de los afortunados


Some folks are born silver spoon in hand
Lord, don't they help themselves, oh
But when the taxman comes to the door
Lord, the house looks like a rummage sale, yes

It ain't me, it ain't me, I ain't no millionaire's son, no
It ain't me, it ain't me; I ain't no fortunate one, no

(Hay tipos que nacen con una cuchara de plata en la mano
Dios, cómo se sirven.
Pero cuando el inspector de Hacienda llama a la puerta,
Dios, su casa parece un mercadillo.

Ese no soy yo, no soy yo, no soy hijo de millonario
Ese no soy yo, no soy yo, no soy uno de los afortunados)

Al final de una era de poder omnímodo, un ciclotímico vicepresidente Manuel Chaves pasa del lloriqueo al ataque de ira, y en los ratos que le deja el minado del suelo bajo los pies de su sucesor en Andalucía, José Antonio Griñán, brama contra quienes con sucias artimañas le difaman a él y a su familia.

Respaldado por la vieja guardia felipista, Chaves, subraya lo ya sabido, la inquina enfermiza que la derecha -y sobre todo la crecidísima extrema derecha política y mediática- le profesa. Pero Chaves no despeja ni una duda, no aclara ni una sombra, no desentraña ni un hilo de la madeja de su afortunadísima familia, un Falcon Crest de cortijada andaluza, que se ha adherido como una plaga de escaramujos a la administración autonómica de Andalucía. No se cansen Chaves y los suyos contándonos que todo es legal, que lo será, eso es lo de menos, porque cuando nada se parece más a un mirlo blanco que un Chaves parado, cuando los Chaves, hijos, hermanos, sobrinos, yernos y cuñados, tienen con contadísimas excepciones puestos de mando en plaza, nadie habrá encontrado ilegalidad alguna pero pocas cosas son mínimamente estéticas, éticas o morales en el árbol genealógico de Chaves
Iván el terrible

Qué no haría un padre por sus hijos, parece ser el lema del vicepresidente; y sus hijos, que lo saben, que han crecido como niños de papá con costumbres y usos de clase dirigente, buscan su beneficio y su acomodo a la sombra del padre, aunque hipócritamente se vayan quejando de las limitaciones que los cargos políticos del padre pone a los negocios y la prosperidad de los hijos. En el ojo del huracán, por las reveleaciones que han hecho Melchor Miralles para El Confidencial y otros medios, está ahora Iván Chaves el terrible, el niño de caro colegio inglés amante del padel y el esquí, prototipo del hijo afortunado de la canción de John Fogerty, habitual de la noche sevillana, vestido de Hackett, indistinguible del eterno señoriteo sevillano.

La vida privada de Iván se ha mezclado con sus negocios y ha acabado en fotonovela. Se casó con gran boato religioso con una niña bien de Isla Cristina, Rocío Cabet del Castillo. Ella saltó al candelero como integrante de la lista que manejaban los funcionarios andaluces en pie de guerra de los seguros beneficiarios del Decretazo de reforma del sector público. Rocío entró a trabajar en la empresa pública Extenda, la embajada comercial de la Junta en el exterior. No consta que en ella, donde cobra un sueldo modesto, se haya beneficiado de su parentela, pero una vez más es la facilidad con la que un hijo, cuñado, o nuera de... se emplea para la Administración lo que chirría. Como el hecho de que en un país en el que la custodia compartida es aún una quimera y en nueve de cada diez casos de separación y divorcio la custodia se otorga a la madre, haya sido el hijo del vicepresidente el que se ha quedado con los niños cuando la pareja se rompió. Con esa ruptura relacionan muchos la aparición de los documentos presuntamente robados que hablan de las gestiones de Iván Chaves ante la Junta de Andalucía en favor de empresas privadas. Hay que haber perdido para siempre el sentido ético de tu trabajo para presentarte a tí mismo como comisionista de las administraciones públicas.

Exiden Participaciones, Cexmark Soluciones y Núcleo de Inversiones y Negocios son las tres sociedades a través de las que Iván Chaves ejerce sus actividades. En su lista de contactos, consejeros, viceconsejeros, directores generales presidentes de Cajasol y CajaGranada, con quienes gestionaba contratos, subvenciones y créditos a cambio de comisiones de hasta el 45%. Solo o a través su testaferro Javier Olaegui cuando el apellido cantaba, y con quien se repartía las comisiones al 50%,

Entre los casos más sonados en los que intermedió Iván Chaves está el de la empresa que promocionó su padre, Bogaris, que contrató al hijo para que presentara a inversores un informe titulado 'Pasado, presente y futuro del aceite de oliva virgen en el mundo: Propuesta de inversión', a cambio de 28.000 euros, justo cuando el padre apadrinaba el vigésimo aniversario de la firma en el Monasterio de la Cartuja.
O el caso del campo de golf con urbanización de Jaén,
en el que Iván actuó a través de su socio para conseguir la declaración de interés general para el proyecto que el consejero de Turismo Luciano Alonso alabó como el mejor de este tipo que se había presentado. Este proyecto hizo cambiar radicalmente la posición de la Junta respecto a los campos de golf, antes más proclive a las tesis ecologístas, y provocó desavenencias y desautorizaciones entre consejeros del gobierno andaluz. Chaves y Gaspar Zarrías impusieron cambios legislativos ante los recelos de la entonces consejera de Obras Públicas Concepción Gutiérrez.

El régimen de veinte años de poder ilimitado de Manuel Chaves en Andalucía es el caldo de cultivo de estas prácticas y otras que aún no salen porque Chaves y su escudero Zarrías se han cuidado muy mucho de guardarse las espaldas. Un ejemplo: Se comenta mucho en Andalucía la supuesta participación de ambos, y sobre todo de Zarrías, en un conocido grupo hostelero andaluz que en los últimos años no ha parado de crecer y de obtener de la Junta ayudas, contratos para la celebración de congresos y hasta condiciones favorables para hacerse con la gestión de algún palacio de congresos. El Régimen los cría y ellos se juntan. Lo último de Iván Chaves lo relaciona con el protagonista del mayor caso de tráfico de influencias de la era anterior a Chaves: Juan Guerra.

La hija

Y si Iván es socio de tres empresas, su hermana menor, Paula, ha tenido relación con cuatro, todas del grupo de los Benjumea, Abengoaque ha recibido todo tipo de ayudas -que no tienen por qué ser sospechosas- del gobierno Chaves, y por último con Minas de Aguas Teñidas, SA., cementerio de elefantes y máquina de tragar dinero público donde encontraban cobijo y colocación excargos socialistas y sus hijos, la empresa de la que fue apoderada y que provocó un escándalo sobre la participación de su padre en la concesión de unos incentivos directos por importe de 10 millones de euros. El Tribunal Supremo le dió carpetazo a las denuncias del PP contra Paula y Manuel Chaves,
pero con posterioridad el caso Matsa, “una gran infamia construida desde el rencor" según el vicepresidente tercero, seguía vivo. El TSJA declaró nula la resolución de la Junta que se negaba a abrir expediente a Manuel Chaves, por no inhibirse en la decisión sobre subvencionar a la empresa.

Y el resto del árbol genealógico

De lo que sigue no se deduce ilegalidad alguna, pero el repaso a la lista de familiares del expresidente de la Junta y su posición en la Administración andaluza 
sólo puede dejarte una impresión, la de un cortijo en el que la ética no asoma por ninguna ventana, como tampoco a la ideología socialista se la ve por ningún lado. El recuento debería bastar para entender por qué se emplea el término régimen cuando se habla de los treinta años de hegemonía socialista en Andalucía; para entender que hay más, mucho más que la inquina de la derecha hacia un dirigente político.
  1. Leonardo Chaves González, hermano de Manuel, entró a dedo en la Diputación de Sevilla como cargo político en deportes y posteriormente fue nombrado director general de Tecnología e Infraestructura Deportiva . En la actualidad es director general del Cajasol de baloncesto. Siendo director general firmó contratos a favor de Climo Cubierta, empresa a la que asesoraba su hermano...
  2. Antonio José Cháves González. Vendió sus acciones de Climo Cubierta, cuya facturación se disparó tras establecerse estos lazos privilegiados con la Administración, pocos días antes del nombramiento de su hermano Leonardo, cuyo hijo...
  3. Leonardo Chaves Marín fue contratado a dedo como arquitecto municipal de Alcalá de Guadaira por el regidor socialista de esta corporación sevillana. Su primo...
  4. Jaime Chaves, hijo de Antonio José, también trabajó en Climo Cubierta
  5. Carlos María Chaves González, hermano de Manuel, contratado como guardia de seguridad en la Junta de Andalucía, en poco tiempo se ha convertido en coordinador de Seguridad de la Junta.
  6. Francisco Javier (Francis) Cháves. Entró en la RTVA como administrativo sin oposición -que ganó después-, y es Director de Servicios Generales de la empresa pública
  7. Rosa Mª Chaves González. Como su marido, es médico del SAS con plaza en Huelva, por tanto nómina de la Junta de Andalucía, aunque nada permite dudar que no sea por sus méritos.
  8. Iván Chaves Iborra, hijo mayor del expresidente. Socio de tres empresas cuya principal actividad era la mediación con la Junta de Andalucia para empresas privadas en la consecución decontratos, subvenciones y créditos.
  9. Paula Chaves Iborra, hija menor. Trabajó como apoderada para tres empresas del grupo Abengoa, generosamente beneficiado con ayudas de la Junta, y MATSA, que obtuvo diez millones de euros en incentivos aprobados por el consejo de Gobierno presidido por su padre
  10. Rocío Cabet del Castillo, exesposa de Iván Chaves, trabaja en Extenda, la agencia de comercio exterior de la Junta de Andalucía.

4 comentarios:

WWW.INFOCONTINENTAL.COM dijo...

WWW.INFOCONTINENTAL.COM

Buen post ;) seria genia que todos compartiesemos la informacion que conocemos, el conocimiento es el camino para lograr una sociedad mejor. Gracias!

Saludos!!

Anónimo dijo...

No me parece nada ético que aparezcan fotos de los hijos y familiares de estos. Sinceramente, aunque sean afortunados, por ser hijos de quien son, y por mucho que vosotros querais, no son personajes públicos, son profesionales liberales que no tienen nada que ver con la política. Por ejemplo la mujer del hijo de Chávez, a la que por cierto conozco y a toda su familia mucho mas, debería permanecer en el anonimato. En fin valorad si por informar, todo vale.
Un beso.

Federico Vaz Rodríguez

Federico Vaz dijo...

Hace mucho que no está en el anonimato. Ya los funcionarios la sacaron en la lista de los que se cuelan con el decretazo y se ha relacionado su separación con la desaparición de los papeles que comprometen a su ex. Por otro lado la pareja se cuidó muy mucho de aparecer entre la jet sevillana ostentando forma de vida... y no digamos boda de postín. Así que me parece que renunció al anonimato hace mucho.

Anónimo dijo...

Esa mente preclara y ese ojo despierto. Gustazo hacer que bailen los hombres duros.

Varasek