miércoles, 31 de diciembre de 2008

Último artículo publicado en Granada Hoy



Guerras santas

En Israel, un Estado que se proclama judío y camina hacia la teocracia más rápido que muchos Estados islámicos, el Sabbat es sagrado por ley: Se paraliza la administración, no funciona el transporte público, y se prohíbe desarrollar cualquier esfuerzo físico, incluido hacer la guerra. En las ciudades controladas por los ortodoxos se persigue severamente su ruptura. Sin embargo no hubo en todo el territorio de Israel ni un solo rabino que se escandalizara porque en este último Sabbat despegaran los F-16 para asesinar a casi trescientas personas en la franja de Gaza.

Detrás de casi todas las guerras están las corporaciones que intentan controlar los recursos naturales, los traficantes de armamento, los generales ansiosos de gloria o los presidentes en horas bajas. Cuando estas razones son secundarias, aparecen los clérigos como animadores de todas las batallas y es cuando éstas alcanzan su máxima crueldad. La Iglesia Católica fue responsable de las atrocidades del franquismo desde el momento en que el Papa Pio XII declaró la asonada de los generales fascistas una cruzada. Todo horror estaba justificado en nombre de Dios.

En Israel existen razones coyunturales en la masacre perpetrada en Gaza. El partido Kadima y su candidata Tzipi Livni quieren llegar a las elecciones de febrero siendo el Gobierno que derribó a Hamás. Pero esta ofensiva criminal entra en los planes a largo plazo de los religiosos presentes en todos los últimos gobiernos de coalición: La supremacía de un Estado judío que someta mediante la limpieza étnica y el terror policial a los otros legítimos propietarios de la tierra palestina.

Dejo a un lado por hipócrita la retórica de las condenas occidentales; leo editoriales que, en la línea del gobierno Bush, consideran a Hamás responsable de estos crímenes por romper la tregua con sus chapuceros Qassam. Ese títere ll
amado Mahmud Abbas coincide en ese análisis, le vale todo lo que le libre de Hamás y le mantenga en el poder. En Occidente relacionamos apresuradamente al Islam, sobre todo al Islam político vinculado al fundamentalismo, con el concepto de Guerra Santa, que sin embargo es tan nuestro, pero que me expliquen cómo se vive sin luz, agua, alimentos ni medicinas y al mismo tiempo sin odio, qué tiene que ver la lucha por sobrevivir con la yihad. En realidad ese esperpento de los caídos en nombre de la fe subiendo al cielo sin escalas no es sino la clásica cruzada cristiana. Al igual que el término infiel para despreciar al otro es cosa de católicos, la guerra santificada no es un invento de Oriente sino que parte de los suntuosos aposentos vaticanos.



Es la de Israel contra los palestinos, y no al revés, la que cada día tiene más de cruzada, pese a que la Torá sólo admita una guerra, la que preserva la propia vida, personal o colectiva, de los ataques de otros. Pero estos clérigos que como tantos otros lanzan a sus feligreses a matarse contra el infiel ignoran, como los políticos y los generales, la lección de que ni el lanzador de cohetes ni el de piedras se amedrenta ante el despliegue, por grande que sea y santificado que esté, de equipos militares.

Añado a este texto un gran reportaje de Al Jazeera en inglés (lo siento, no hay traducción) sobre la vida cotidiana en Gaza durante los bombardeos israelíes



Y un repaso a los argumentos bárbaros de la extrema derecha mediática española recopilados para Público por Juan Carlos Escudier en su Merienda de medios. Especialmente interesantes e inteligentes los comentarios de dos lectores: JJJ y Barcelona.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Último artículo publicado en Granada Hoy



A zapatazos con ellos

Qué alegría, qué alboroto, no salió la directiva de las 65 horas. Le hacen la ola al eurodiputado socialista Alejandro Cercas por liderar el No, y éste agradece su apoyo al franquista Mayor Oreja. Europe's living a celebration y la clase obrera va al paraíso -Rosa y Elio Petri en una misma frase, mis citas son de lo peor-. Ay, pero que nadie nos amargue la fiesta, que ningún malintencionado relacione este revés a los viles planes del capitalismo -"¡Viva el mal, viva el capital!"; la de la Bruja Avería sí es una cita inspirada, vale por todo el Manifiesto comunista- con el hecho de que pronto tengamos encuentro con las urnas europeas y el esclavismo no está bien visto entre los votantes; ni siquiera entre los de la derecha que organiza romerías contra el paro en Puerta Real con Javier Arenas disfrazado de sindicalista liberado.

A mí, más que la votación de las 65 horas, me sube la líbido ver a José María Fidalgo -el señor "Competitividad antes que mejoras salariales"- morder el polvo, aún asumiendo que Toxo ha sido su criado Picaporte en el viaje que va de sindicato de clase a agente social. Respecto a las 65 horas ya nos avisan de que ahora toca renegociar la reforma y el laborismo de Gordon Brown, al que nadie ha sugerido expulsar de la Internacional Socialista, sigue empeñado en que el tiempo de trabajo lo pacten "libremente" el empresario y el trabajador, como si dispusiesen de idéntica fuerza de negociación. Pasadas las elecciones se buscará el consenso -qué de atrocidades suelen agazaparse tras lo que se consensúa y qué liberadores son el conflicto y el desacuerdo-. Al final serán 60, o 58 horas, y aún quedarán cinco años de legislatura por delante para aprobar la jubilación a los 70 y el trabajo infantil. Por eso a las próximas europeas no hay que ir con papeletas, sino con zapatos: seguir el ejemplo de Mountazer Al Zaidi ante Bush y lanzarles a la cara a estos majaderos toda nuestra rabia, que aprendan a esquivar algo más que preguntas. A zapatazos con ellos.



Yo mismo quisiera arrumbar la libreta y el boli, llevar zapatos a las ruedas de prensa y probar mi puntería contra el ministro que anuncia regalitos fiscales a los banqueros, sus sobrinos, nietos y cuñados; zapatazo al director general que promociona al más tonto de su familia; zapatazo al parlamentario que ignora las cifras del paro; zapatazo al inútil con mando en plaza; zapatazo, y con puntera de hierro, a los fulanos con máster y sin rostro que Pérez Reverte llamaba amos del mundo en un profético artículo de hace diez años y que "tienen en las manos, en la agenda electrónica, en la tecla intro del computador, su futuro y el de sus hijos". Zapatazo en la boca a esos contertulios pijos de la Ser, que ante la hazaña de Al Zaidi se avergonzaban de que un periodista se comportara así, mientras yo al fin daba con el periodista al que quisiera parecerme.

domingo, 14 de diciembre de 2008

Playlist nº 6: 30 canciones para apagar la luz



El arte de poner punto y final

No es nada fácil terminar un disco con dignidad. En la era del vinilo, la colocación de las canciones en un album era esencial. Nick Hornsby, en Alta Fidelidad ponía a los empleados de la tienda de discos del Soho a decidir la lista de los mejores temas iniciales de la Cara A de los álbumes. Pero tan importante como un buen comienzo es un buen final, aunque, sinceramente, no sé si eso le importa mucho a las generaciones criadas con el mp3 y las playlists. Es fácil comprobar si esos grandes broches finales que los artistas pusieron a sus discos tienen la misma fuerza colocados uno detrás de otro, en lugar de como fueron concebidos, para que sólo el silencio les siguiera, dejando en la memoria la impresión definitiva del disco. Basta con hacer una lista; y ésta es la mía: Los treinta mejores temas finales de un álbum... que recuerde, seguro que dentro de unos días quisiera añadir alguno más que se me pasa.

Un disco puede terminar como en los momentos finales de una monumental borrachera (Anywhere I Lay My Head); con apoteosis orquestal (A Day In The Life, Sad Song); con nostalgia (Afterglow, del reivindicable segundo disco de Genesis sin Peter Gabriel, You're Gonna Make Me Lonesome When You Go); con rabia (Punk, Down In The Tube Station At Midnight); de forma intimista (Find The River, canción final que sigue a una genuina canción final como Man In The Moon, o About You); como una canción de cuna (Afterhours): apocalíptica (The End, I Am The Resurrection) e incluso puede ser una despedida definitiva: Sobrecoge a cualquiera escuchar a un Warren Zevon devorado por el cáncer, pidiendo, en la última canción de su último disco "Keep me in your heart for a while".

1. Anywhere I Lay My Head - Tom Waits (Rain Dogs, 1985)



2. A
Day In The Life - The Beatles (Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, 1967)


3. Find The River - R.E.M. (Automatic For The People, 1992)

4. Keep Me In Your Heart - Warren Zevon (The Wind, 2003)



5. Afterglow - Genesis (Wind & Wuthering, 1976)



6. Tower Of Song - Leonard Cohen (I'm Your Man, 1988)


7.
Down In The Tube Station At Midnight - The Jam (All Mod Cons, 1978)


8. You're Gonna Make Me Lonesome When You Go - Bob Dylan (Blood On The Tracks, 1975)



9. Afterhours - The Velvet Underground (The Velvet Underground, 1969)



10. About You - The Jesus and Mary Chain (Darklands, 1986)



11. The End - The Doors (The Doors, 1967)
12. Salt Of The Earth - The Rolling Stones (Beggars Banquet , 1968)
13. All The Young Punks (New Boots And Contracts) - The Clash (Give 'em Enough Rope, 1978)
14. Surf's Up - The Beach Boys (Surf's Up, 1971*)
15. Glory Box - Portishead (Dummy, 1994)

16. This Must Be The Place (Naive Melody) - Talking Heads (Speaking in Tongues, 1983)

17. El Que Apaga La Luz (Eclipse) - Chucho (Diarios Del Petróleo - Fragmento Uno, 2001)

18. I Am The Resurrection - The Stone Roses (The Stone Roses, 1990)
19. Sad Song - Lou Reed (Berlin, 1973)

20. Punk - Los Planetas (Pop, 1996)

21. I Shall
Be Released - The Band (Music From Big Pink, 1968)
22. Hymn Of The Big Wheel - Massive Attack (Blue Lines, 1991)

23. You Don't Miss Your Water - Otis Redding (Otis Blue, 1965)

24. Decades - Joy Division (Closer, 1980)

25. Dancing In The Dark - Bruce Springsteen (Born In The USA, 1984)

26. And The Band Played Waltzing Mathilda - The Pogues (Rum, Sodomy & The Lash, 1985)
27. Deja De Bailar - Dinarama + Alaska (Canciones Profanas, 1984)
28. The Dancer - PJ Harvey (To Bring You My Love, 1995)
29. The Anchor Song - Björk (Debut, 1993)

30. Tendré Que Salir Algún Día - Golpes Bajos (Golpes Bajos, 1983)


*Originalmente Surf's Up, una canción de Van Dyke Parks y Brian Wilson, debió formar parte del disco nunca editado por The Beach Boys, Smile, de 1967, aunque acabó cerrando el albúm homónimo cuatro años más tarde. En la versión de Smile que Brian Wilson logró completar en 2004 es la pista 10 de 22.

Último artículo publicado en Granada Hoy



Esperando a los bárbaros

“¿Por qué inactivo está el Senado e inmóviles los senadores no legislan? Porque hoy llegan los bárbaros”. Los versos de Constantin Cavafis nos hablan de unos gobernantes y unos gobernados sumidos en el estupor, sin entender ni reaccionar –salvo quizás con la fuerza bruta- ante quienes zarandean sus cimientos. Tampoco los periodistas entendemos nada, incapaces de contextualizar. ¿Qué periódico les ha contado de qué van el Gobierno y la Oposición en las revueltas de Tailandia? ¿Qué noticiero explica por qué Alexandros Grigoropulos, de 15 años, se manifestaba en las calles de Tesalónica cuando fue asesinado por la Policía griega? ¿Alguna emisora les ha contado las huelgas de hambre previas entre los inmigrantes y los presos?

Nadie les cuenta los motivos por los que en Grecia ha estallado una insurrección popular generalizada porque no lo entienden ni les importa. Dice nuestro primer ministro que Grecia no es España, como si cientos de inmigrantes no vagaran por los pueblos andaluces en busca de los jornales que ahora los parados españoles necesitan, como si aquí no se regalara la educación y la salud a la empresa privada, como si la generación griega de los 600 euros fuera distinta de los mileuristas que trabajan para esos March, Entrecanales, Del Rivero o Koplowitz que se reparten 700 millones en dividendos mientras despiden trabajadores.



A las puertas del Congreso un programa de televisión preguntaba a los diputados a cuánto está el salario mínimo en España -666 euros brutos-. Ni uno solo lo sabía, incluidos una ministra y el portavoz del PSOE en la Cámara. La reportera debió preguntar por el precio de un gintonic en el Palace. Esa ignorancia, por sí sola, es motivo para no volver a acercarse a una urna, y razones para armarla hay muchas aquí también; pero el Gobierno, con el Informe Injuve a mano –sólo el 18% de los jóvenes se interesa por la política-, está tranquilo porque sabe que no tiene enfrente a una juventud como la griega, o la francesa, a la que los gobernantes han de temer.



En Grecia, por los inmigrantes, por los presos, por los salarios de vergüenza, se apedrean comisarias, se queman bancos, se paraliza el país. En España si acaso unos cuantos despistados queman contenedores en 20-N o airean los palestinos en una marcha anti-Bolonia y después se citan en el botellódromo. Nada que temer. En los ochenta la socialdemocracia española inició el proceso de desactivación de la juventud y ha obtenido a los jóvenes más acomodaticios, embrutecidos e ignorantes de todo el continente, que aceptan sin rechistar el trabajo que les den o el alquiler que les cobren. Aquí -vuelvo a Cavafis- “la noche cae y no llegan los bárbaros. Y gente venida desde la frontera asegura que ya no hay bárbaros. ¿Qué será de nosotros sin bárbaros? Quizás ellos fueran una solución después de todo”.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Confesiones de baño

Vidas en cinco minutos

Yendo mucho más allá en calidad y ambiciones que los videoblogs pero sin perder ese referente, Gabriel Beitia, traductor de 34 años y estudiante de cine en Madrid, lleva un par de meses colgando en Internet sus trabajos, una serie de cortos que tienen en común estar grabados en vídeo en un escenario que siempre se repite: Un cuarto de baño. Sus seis historias, las publicadas hasta la fecha, y especialmente las dos últimas, no te dejan indiferente. Además de demostrar oficio y talento, logra comprimir en cinco minutos historias intensas e identificables, dramas cotidianos perfectamente desarrollados para los que otros necesitarían un largometraje. Los problemas de pareja, las opciones sexuales, la enfermedad, la complicidad, aparecen en estas historias protagonizadas por mujeres, en las que el hombre juega un papel no muy positivo, cuando no es literalmente el malo de la película. No se trata de historias intimistas, algunas tienen acción, suspense, momentos cómicos y sorpresas finales. Beitia está preparando en la actualidad un corto que habrá que esperar con interés a tenor de lo que está demostrando en estas Confesiones de baño.



CONFESIONES DE BAÑO CAPITULO 1 from Gabriel Beitia on Vimeo.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

¿A que sí saben qué vale un Cardhu en el Palace?

Ni un voto a estos inútiles

Lo que podía haber sido la típica pillada a políticos por parte de reporteros de programa de humor, algo que si no se hace con suficiente gracia y mala baba comienza a resultar cansino, fue una demostración de la indecencia que caracteriza a los partidos que nos gobiernan o aspiran a hacerlo. El programa de La Sexta Caiga Quien Caiga, que en su nueva etapa logra momentos realmente corrosivos, entrevistó a casi una decena de diputados del PP y del PSOE a las puertas del Congreso para descubrir que ni uno sólo fue capaz de decir en cuanto está en la actualidad el salario mínimo en España, incluidos el portavoz del PSOE José Antonio Alonso y la ministra en el actual Gobierno -el Gobierno que establece la cuantía del SMI- Elena Espinosa.




Será por miedo a conjurar al Maligno, ya que en la actualidad, el SMI asciende a 666 -el número de la Bestia- euros brutos, pero los representantes del pueblo que se embolsan al mes una retribución mínima de 3.126 euros no saben cuál es el salario sobre el que se establece la cuantía de las prestaciones sociales. Al sueldo de estos ignorantes -en otro reportaje de CQC sólo Gaspar Llamazares sabía qué es el CO2- hay que sumarle complementos de 1.823 euros para quienes proceden de circunscripciones distintas a Madrid y 870 para los electos por esta provincia. De esa forma, el salario de un diputado oscila entre 3.996 y 4.996 euros mensuales. El sueldo medio mensual bruto de los asalariados en España es de 2.316 euros, según los datos del Instituto Nacional de Estadística.

Tampoco sabrán que aún con las últimas subidas y la propuesta del PSOE de alcanzar los 800 euros en esta legislatura -una proposición que no ha vuelto a oírse tras estallar la crisis-, España tiene un salario mínimo de poco más de la mitad que la media europea. El ranking del SMI está encabezado por Luxemburgo, con 1.570 euros mensuales de salario bruto equivalente a 12 pagas anuales. Le siguen Irlanda (1.403), Reino Unido (1.361), Holanda (1.301), Bélgica (1.259) y Francia (1.254), todos ellos por encima de España, con 666 euros mensuales brutos. Por debajo sólo está Portugal (470). La media de la UE-15 es de 1.160 euros, teniendo en cuenta que no se incluyen los países que no contemplan un salario mínimo interprofesional, como son los casos de Alemania, Austria, Italia, Suecia o Dinamarca.

Pero a nuestros congresistas estas cifras no les interesan, por eso las desconocen y esa demostración de desvergüenza es motivo más que suficiente para darles la espalda en las urnas. Pero seguro que saben cuánto cobran por un Cardhu en la cafetería del Hotel Palace, enfrente del Congreso.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Último artículo publicado en Granada Hoy

Hacer caja

En este puente, algo raquítico, que acaba el coche ha sido amo y señor del barrio del Albaicín y todos los de Granada con circulación restringida; literalmente invadidas las aceras, los callejones, las placetas; turismos aparcados en callejas del Sacromonte de casi imposible acceso y vano cualquier intento de pasear sin peligro por Carrera del Darro, Chapiz, Pagés o Carril de las Tomasas. Depredador por naturaleza, el turista busca el mínimo esfuerzo para llegar a su destino; no respeta normas ni indicaciones, y vuelve inhabitable y agresivo el paisaje del que quiere disfrutar, pero no se le puede pedir más si no encuentra el menor obstáculo a su paso. Este caos no sólo es tolerado sino claramente instigado desde el Ayuntamiento de Granada.


¿Cómo puede el Consistorio fomentar este vandalismo sobre ruedas? Busquen la explicación en los Presupuestos de 2009: A 16’5 millones de euros asciende la previsión de recaudación en multas de tráfico para el año que viene. Un Ayuntamiento basa su sostenimiento económico en la presunción de que sus ciudadanos son contumaces infractores en potencia y que el despiste de los visitantes les hará salir retratados en todas y cada una de las cámaras de vigilancia del centro de la ciudad. Ignorando que habían salido en la foto, cientos de turistas saturaban con sus coches el Albaicín o el Realejo mientras el concejal de Hacienda Juan Antonio Mérida bajaba la palanca de la caja registradora, los policías locales rellenaban una libreta tras otra y se arrumban en el desván las pilonas, un sistema eficaz para controlar el acceso a áreas restringidas pero no para recaudar. Su supresión y el hecho de que en un lustro la recaudación por multas se multiplique por siete deja muy claro que al Gobierno de Torres Hurtado le importa un rábano la racionalización del tráfico, la peatonalización o la calidad de vida de los residentes del casco histórico y que sólo le mueve el afán de hacer caja. No es el sistema de cámaras de vigilancia medida de disuasión sino tela de araña que atrapa coches en lugar de moscas.


Un mes antes de que finalice el año la Policía Local ya ha puesto multas por un valor que supera los objetivos presupuestarios de este año, luego la previsión de recaudar los más de 16 millones no parece descabellada; no más que el medio millón que se espera obtener en ingresos publicitarios para sostener ese indefendible capricho en tiempos de crisis que es la televisión municipal. Cuando los medios de comunicación ven adelgazar su mercado publicitario las cuentas sólo salen si gran parte de esa publicidad viene de las empresas municipales, mixtas y concesionarias. Emasagra, Emucesa, Emuvisa o Rober sufragarán los anuncios de este órgano de propaganda, o lo que es lo mismo, los granadinos pagaremos a escote al afortunado director de la cosa su generoso sueldo de 5.369 euros mensuales. Esa sí que es una multa.

lunes, 1 de diciembre de 2008

Retorno a Retorno a Bridehead



Et in Arcadia ego

Es más que una novela, es más que una serie de televisión, Retorno a Brideshead (Brideshead Revisited, the Sacred and Profane Memories of Capt. Charles Ryder) es una de las obras que más me han interesado, fascinado y a la que más veces he vuelto. La que con razón Evelyn Waugh consideraba su obra maestra es una de las grandes novelas del Siglo XX y tiene tantas lecturas que la película dirigida por Julian Jarrold que todavía permanece en cartel estaba inevitablemente condenada al fracaso. Pero si el cine sucumbe donde la serie de Granada TV consiguió en 1981 una de las cumbres históricas de la ficción televisiva no sirve la excusa del metraje, de la necesaria síntesis al a que estaba obligado Jarrold -aunque no obstante se vaya bastante más allá de las dos horas-. El Retorno a Brideshead de 2008 fracasa porque traiciona deliberadamente lo que Waugh quiso contar y lo sustituye por lo que los adaptadores han querido contar, boptando por mensajes simples, sensacionalistas y maniqueos, es decir, todo lo que nunca fue Retorno a Brideshead. No es un problema inherente a las adaptaciones, como demuestra la maravillosa serie de hace casi treinta años. El problema es esta adaptación.

Retorno a Brideshead no es en absoluto una historia de amor homosexual. La ambigüedad con la que Waugh y los adaptadores de la serie describen la amistad entre Charles Ryder y Sebastian Flyte es deliberada, es un acierto, no una forma de sortear los condicionantes morales de sus respectivas épocas. Los guionistas de la película Andrew David y Jeremy Brock llegan a poner en labios de Lady Marchmain (una a todas luces inadecuada y protagonista en exceso Emma Thompson) una estúpida clasificación entre los que son "como Sebastian" -homosexuales- y los que son "como Bridey (Brideshead, el hermano mayor de Sebastian)" -heterosexuales-. Pero, claro, si así la película logra reseñas en las revistas gays accede a un mercado importante.

No es la única traición -no se puede hablar sólo de licencia cuando los cambios destruyen la idea original-. Julia jamás fue la causa de la ruptura entre Charles y Sebastian -el romance con Charles surge en la madurez, no en la visita juvenil a Venecia- y éste de ningún modo se convirtió en alcohólico por una cuestión de celos, es tan burdo reducirlo todo a un melodrama romántico... Por otro lado es totalmente erróneo el retrato de Lady Marchmain que hace la película como el de una católica integrista. La religión lo impregna todo en Brideshead pero no es lo único que mueve a la madre de Sebastian ni su influencia en la vida de la casa es tan asfixiante. En cierta forma Waugh hizo una novela católica desde una visión autocrítica, pero desde luego de ningún modo anticatólica.

A Julian Jarrold le ha interesado mostrar pulcritud, buenas maneras y una discreta radiografía social y moral del momento en que un mundo se viene abajo. La preciosista reconstrucción histórica que entronca con la muy superior Maurice de James Ivory, o con La Joven Jane Austen del propio Jarrold no logra ni de lejos retratar la mezcla de belleza y sordidez que es Brideshead. Se opta por complacer al público de un determinado cine británico que adapta obras de prestigio con idéntico tono -Observénse las similitudes con la sobrevalorada Expiación. En el fondo no importa que el autor adaptado haya nacido en el Siglo XVIII -Jane Austen-, a principos del XX -Evelyn Waugh- o siga en activo -Ian McEwan-.Todo es tibio y aséptico y la lucha interior de los personajes, que nos arrebatan en la novela y la serie, aquí ni nos roza. Todos los temas que interesaban a Waugh son enunciados aquí y allá en diálogos como mínimo toscos, que explicitan lo que Waugh quiso que quedara sugerido.

Todo el gusto por el lujo, los grandes vinos, la comida y los viajes exóticos que a la adaptación cinematográfica no le interesan obsesionaban a un Evelyn Waugh que mientras escribía exorcizaba los rigores y penurias del final de la Guerra. Tampoco quiere el film ir más allá del maniqueismo en la descripción de las diferencias sociales. La serie de Granada TV, en cambio, contenía una secuencia de un valor histórico excepcional. Cuando estalla la Huelga General de 1926, Charles, que vive pintando en una buhardilla parisina se ve impelido a volver a Londres porque "su país lo necesitaba". Vemos entonces cómo los cachorros de la aristocracia, que jamás habían dado un palo al agua, se remangan y se organizan en bandas de matones para apalear a los huelguistas. Así servían a su país los ricos. Es una prueba más de la riqueza argumental, histórica y estética de novela y serie y de la mediocridad autocomplaciente de la película.



Retorno a Brideshead, la novela, sigue reeditándose en Tusquets, y de la serie hay una edición completa en tres deuvedés que en España publicó Círculo Digital. Son imprescindibles. Igualmente recomendable es la banda sonora de la serie, compuesta por Geofrey Burgon (Chrysalis). Castle Howard, la maravillosa mansión que conocimos convertida en Brideshead, pero en la que también se rodó Barry Lyndon, está a unos 30 kilómetros de la ciudad de York y se puede visitar.



Comenzaba señalando que Retorno a Brideshead es una de las obras a las que más veces he vuelto. Y de hecho he encontrado un texto de hace 18 años sobre Retorno a Brideshead y lo que significaba para mí a los veintitantos. Es un artículo que publiqué en Huelva Información y que creo que no me quedó del todo mal. Ahí va.

Fresas y vino

"Vuelvo a leer Retorno a Brideshead. Qué lejanas me parecen ahora esas imágenes de la Arcadia que hace tiempo -apenas teníamos veinte años- asimilabamos a todo aquello en que nos queríamos reflejar: elegantes a la vez que salvajes, vulgares y elegidos a un tiempo. Sabíamos de sobra que no eramos Charles Ryder o Sebastian Flyte, que no pertenecíamos a las especies que contemplan lánguida y complicemente su propia extinción. Sabíamos que estaremos toda nuestra vida a años luz de toda aquella opulencia y nos traía sin cuidado.

Pero aprendimos que el Château Peyraguey es ideal para las fresas, a beber una botella de champán tras otra en las frescas noches de la playa de Isla Cristina, a hablar y hablar hasta ser desdeñosamente ignorados por los demás. Como a Pessoa nos hubiera indignado sentirnos comprendidos.

Bebimos y bebimos, e hicimos de nuestras catas de principiantes -tras asaltar la bodega del padre de algún amigo- ejercicios de oratoria alucinada: "un vino tan tímido como una gacela, un profeta en su cueva, el último unicornio..." Y como los personajes de Waugh nos preguntábanos cada atardecer:

-¿Crees que deberíamos emborracharnos todas las noches?
-Sí, yo creo que sí
-Yo también lo creo


Recuerdo ahora la convalecencia tras alguna de aquellas batallas. Contemplábamos la playa levantando la cabeza de la lectura de Brideshead, llena la mesa de copas alineadas, vacías del brandy con que combatíamos nuestros constipados emocionales. Aspirábamos, en suma, a convertir en contraseña el verso de Villena: 'Que toda vida que se vive plena es vida para escándalo'.


¿Qué ha sucedido en estos seis, siete años? Si no saben igual el vino y las fresas no es porque, como Sebastian, nos hayamos lanzado a la autodestrucción ni, como Charles, nos hayamos conformado. Ni siquiera somos más viejos ahora. Si hemos permanecido imperfectos, si no hemos podado nuestras espinas, ignoro qué hace estos días tan distintos y desolados. Tal vez nos ocurra eso que Wittgenstein atribuía a quienes sólo se adelantan a su época y alguna vez fuimos alcanzados por ella.


Quizá también estemos pagando por haber roto demasiados lazos sin haber llegado lo bastante lejos con nuestra libertad y, en mi caso, no haber abandonado esta ciudad condenada, donde cada borrachera es más amarga y solitaria."

(2 de marzo de 1990)

Pajas, mentiras y P2P



Si pirateas te convertirás en un pajillero

Antes te decian que si te hacías pajas te saldrían granos o hasta te podías quedar ciego. El Ministerio de Cultura va más allá y lanza ahora otra advertencia: Si pirateas te harás pajas.

Del estupendo blog Moscas en la sopa reproduzco una cita comentada de la web que el Ministerio de Cultura ha abierto para que en el más puro estilo El diario de Patricia los ciudadanos de bien, concienciados de esa lacra que supone la piratería, expongan sus propios testimonios sobre todo el mal que hacemos quienes usamos el P2P o intercambiamos productos culturales. Si eres legal, eres legal es el perogrullesco lema de la campaña que recoge sentimentaloides testimonios del estilo "Somos un grupo que está empezando y por culpa de la piratería no nos salen contratos discográficos..." o uno impagable que parece escrito por el mismísimo Geppeto: "Últimamente todo el mundo copia a todo el mundo, yo personalmente hago muñecos de peluche, los tengo registrados y patentados y siempre ando con miedo de que me los plagien. Es una vergüenza que la gente se aproveche de las ideas de los demás". Las almas cándidas de todo el país parecen haberse unido en torno a la campaña de César Antonio Molina para deleitarnos con joyas como la de este padre preocupado:


"La piratería es muy peligrosa. Me descargué de internet una película infantil para mi hijo de 12 años, se la puse en DVD y me fui sin prestar atención. Cuando me di cuenta, habian pasado 10 minutos y la película no era tal sino que tenía contenido adulto, ya me entendéis. Creo que esto afecto negativamente a mi hijo ya que se encerró en su habitacion y no quiso salir en todo el dia. Noté al dia siguiente que rehuía mi mirada y sin duda pasó mala noche porque tenía ojeras y se notaba cansado. NO A LA PIRATERIA"

Y he aquí el comentario de Moscas en la sopa:

"¿Se encerró en la habitación?, ¿Rehuía la mirada? ¿Ojeras? ¿Cansancio?:
Traducción: Su hijo descubrió, gracias a las descargas de Internet, el arte de hacerse pajas. Gracias ministro por estos inolvidables momentos de humor."

La enmienda 138

La campaña ‘antipiratería’ del ministro Molina es sólo una muestra de soberana memez inofensiva por lo ridícula, pero hay algo mucho más grave en las políticas antipiratería que están fomentando los Ministerios de Industria y Cultura. Lo grave es que se están empleando argumentos y se intentan imponer normas al margen de la Ley que el Tribunal Constitucional tumbaría en un instante para cuestionar lo que debería ser un valor común: armonizar el libre acceso a la cultura con el derecho del creador a vivir de su obra.

El Ministerio de Cultura español y el gobierno Zapatero en conjunto están jaleando la política que intenta imponer Nicholas Sarkozy a toda la Unión Europea -el presidente de turno de la Unión se preocupa por que a su esposa Bruni no le pirateen los discos- pisoteando derechos fundamentales como el de la privacidad. Se trata de aprobar que las empresas proveedoras de Internet den tres avisos tras los cuales se corte el suministro a los internautas que visiten webs desde las que se hagan descargas o empleen programas P2P. Esto es posible eliminando una enmienda del Parlamento, la 138, a la reforma del Mercado Europeo de las Telecomunicaciones. La enmienda dice: "Ninguna restricción a los derechos y libertades fundamentales ha de ser impuesta sin la resolución previa de las autoridades judiciales". El Gobierno Zapatero junto al de Sarkozy son firmes partidarios de ignorar al Parlamento e imponer tamaña vulneración de los derechos fundamentales.

Las diez mentiras del Ministro

La sentimental web antipirtería del Ministerio también pretende desmontar las mentiras de quienes defienden el intercambio de archivos con un decálogo: "Las 10 mentiras más difundidas sobre propiedad intelectual". El decálogo ha tenido una respuesta inmediata por parte de las asociaciones de internautas: Merece la pena ver contrapuestas las mentiras y las verdades.

1.- Lo que está en Internet es gratis

Ministerio de Cultura: ¡Falso! La música, el cine, las imágenes, los textos, los videojuegos que están en Internet han sido creados por personas. Es a ellas a las que corresponde disponer si su utilización es libre y gratuita o, por el contrario, poner un precio a su uso.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Lo que está en Internet puede ser gratis, de pago o incluso de ambas categorías, gratis por un tiempo con opción a compra (share). En el caso de los vídeos y la música, los creadores pueden exigir un precio a los que comercializan esos contenidos o se lucran con ellos (iTunes, Google, Yahoo, etcétera)

2.-Bajarse música o películas de Internet es legal

Cultura: ¡Falso! Cuando los dueños de contenidos autorizan la descarga gratuita, sí es legal. Si la descarga no está autorizada por los titulares de los derechos, tiene lugar una infracción de la propiedad intelectual.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Las descargas de música son legales o, más precisamente, no son ilegales. Lo dice una sentencia de 2006 del juzgado de lo Penal número 3 de Santander que absolvió a un internauta, para quien se pedían dos años de cárcel por descargar y compartir música en Internet, por considerar que esa práctica no es delito, si no existe ánimo de lucro, y está amparada por el derecho de copia privada.

3.- Si no aparece el símbolo © en un contenido en Internet lo puedo utilizar

Cultura: ¡Falso! La ausencia del símbolo no indica que el contenido es de utilización libre. Para que así sea el titular lo ha tenido que hacer constar expresamente.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Siempre que no tenga ánimo de lucro, el usuario particular no tiene medios a su alcance para comprobar si un contenido está o no protegido por copyright. Corresponde a las empresas de la Red poner los medios tecnológicos para garantizar este derecho. Por ejemplo, YouTube ha creado su sistema Video ID que permite a los titulares de los derechos identificar sus contenidos y decidir que hacer con ellos: bloquearlos, autorizarlos o comercializarlos.

4.- Es legal copiar o utilizar un contenido de Internet siempre que se cite al autor

Cultura: ¡Falso! Debemos mencionar la fuente y el autor cuando utilizamos una cita en un trabajo de investigación o en un artículo. En estos casos, el fragmento ha de ser corto y proporcionado al fin de la incorporación. Y si no estamos citando, sino utilizando una obra sin autorización, debemos obtener una autorización del titular.

Antidecálogo: Verdadero. El propio enunciado de Cultura se contradice. Una cosa es usar un contenido y otra plagiar. El plagio es perseguible dentro y fuera de Internet. La cita, no. Respecto a la copia, en España se paga un canon por todo aparato o servicio que es susceptible de copiar o grabar (DVD, mp3, móviles, fotocopiadora, memorias flash y usb, etcétera) contenidos protegidos. El importe de ese canon digital (118 millones de euros este año) se reparte entre los autores y creadores.

5.- Cuando intercambio música y contenidos a través de programas peer to peer (P2P), no necesito autorización

Cultura: ¡Falso! La utilización de estos programas supone la explotación de derechos de propiedad intelectual que no han sido autorizados, por lo que constituye una infracción de los derechos de propiedad intelectual.

Antidecálogo:¡Verdadero!. En España, no hay ningún fallo judicial que diga que el p2p necesita autorización. Al contrario, una sentencia firme de la Audiencia Provincial de Madrid del pasado mes de septiembre absolvió a los promotores de Sharemula, una página web de enlaces, señalando que enlazar a las redes de p2p "no supone vulneración de los derechos de propiedad intelectual".

6.- Los intercambios de archivos a través de las redes P2P son legales

Cultura: ¡Falso! Si estos intercambios tienen lugar sin la autorización de los titulares de los derechos de propiedad intelectual, son actos ilegales.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Además de lo dicho en el punto cinco, la doctrina de la Fiscalía General del Estado (circular de mayo de 2006) señala que el intercambio de archivos través del sistema p2p no es incriminable penalmente. Es cierto que la Fiscalía señala que pueden constituir un ilícito civil, pero tampoco ha habido un fallo judicial en vía civil contra internautas que hayan usado el p2p sin ánimo de lucro.

7.- Las redes P2P son seguras

Cultura: ¡Falso! La seguridad es un grave problema ya que damos entrada a nuestro ordenador a todos aquellos que estén conectados a ella. Cualquiera puede circular libremente y acceder a nuestros datos: IP, tipo de descargas que estamos haciendo, número de teléfono y otra información de seguridad que figure en el ordenador.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Las redes p2p son tan seguras como lo quiera el usuario, que puede decidir libremente los contenidos que comparte de su ordenador y filtrar mediante antivirus los contenidos que se descarga. Es curioso que Cultura denuncie esta falta de seguridad cuando quiere implantar un modelo de control de las descargas como el francés por el que una autoridad extrajudicial tendría acceso a todos esos datos de nuestro ordenador.

8. La industria cultural y los artistas ya ganan suficiente así que no perjudico a nadie si no pago

Cultura: ¡Falso! Los autores, los artistas y las industrias de contenidos de propiedad intelectual tienen el derecho legítimo a ganar dinero, triunfar y tener una carrera exitosa, como ocurre en cualquier sector profesional. No se justifica que a este sector se le discrimine y se cuestione su derecho a ser retribuido.

Antidecálogo: ¡Verdadero! La industria cultural como todas debe adaptarse a los nuevos tiempos y a los cambios tecnológicos. Con los mismos argumentos, los linotipistas estarían autorizados a pedir la prohibición de la informática. En contra de lo que dice Cultura, es la propia industria audiovisual la que exige una discriminación positiva (subvenciones, prohibición del P2P, canon digital, etcétera) de la que no goza ningún otro sector productivo.

9.- Las descargas ilegales promocionan a los artistas y a los autores, que ven difundidos sus trabajos y se dan a conocer sin necesidad de la industria

Cultura: ¡Falso! Detrás de los autores y los artistas hay una industria que les da trabajo, los da a conocer e invierte en ellos.

Antidecálogo: ¡Verdadero! Ningún artista famosos se ha arruinado por las descargas ni siquiera los que como Prince han tratado de perseguirlas (pidió una indemnización a una madre que le puso una canción suya a su bebé). En cuanto a los modestos, Internet ha dado la posibilidad a cientos de grupos, entre ellos algunos tan famosos como Arctic Monkeys, de acceder al público, sin tener que pasar por el filtro de las discográficas que decidían hasta ahora quién publicaba y quién no.

10.- El acceso a los productos culturales tiene que ser gratis y eso es lo que consiguen las redes P2P

Cultura: ¡Falso! Las infracciones de derechos de propiedad intelectual realizadas a través de Internet (descargas ilegales) no pueden confundirse con el derecho de acceso a la cultura, una forma de libertad de expresión o de desobediencia civil legítima, ni tampoco como algo inevitable e intrínseco a la Red.

Antidecálogo:¡Verdadero! Las redes P2P democratizan el acceso a los contenidos culturales permitiendo disfrutar de obras que no se comercializan por falta de rentabilidad o porque están descatalogadas. La industria debe encontrar nuevas formas de rentabilizar sus activos. iTunes, Amazon y otras plataformas de pago ya han demostrado que se puede hacer.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Bombay, 26 de noviembre



Tumores

"En los sitios en que esto ocurre [donde hay atentados suicidas], a los sobrevivientes, a veces, meses más tarde, les salen bultos, digamos, a falta de un término más adecuado; y resulta que estos bultos los producen pequeños fragmentos, verdaderamente diminutos, del cuerpo del suicida. El suicida explota en pedacitos, literalmente pedacitos, trocitos, y hay fragmentos de carne y de hueso que salen volando a tal velocidad y con tanta fuerza, que se quedan incrustados, anidados en el cuerpo de cualquiera que se halle dentro del radio de la explosíon. ¿Puede usted creerlo? Una estudiante, sentada en la terraza de un café. Sobrevive al atentado. Luego, meses más tarde, le encuentran algo así como bolitas de carne, carne humana clavada en la piel. Lo llaman metralla orgánica."

(Don DeLillo, "El hombre del Salto". Seix Barral, 2007)

martes, 25 de noviembre de 2008

CCOO se apunta al product placement

¿Sindicato de Familia?, ¿Los Fidalgo? o ¿Los hombres de Feliciano?

La clase trabajadora lucha por sus derechos merendando en Vips, comprando en El Corte Inglés y bebiendo Coca-Cola. Gran descubrimiento el que ha hecho Comisiones Obreras al emplear la publicidad por emplazamiento en la financiación de un cómic dirigido a los inmigrantes. Como en los desayunos de Médico de Familia o los mostradores de Farmacia de guardia, en el cómic dos senegaleses, Ibrahim y Mamadú celebran que a su amigo el ecuatoriano Wilson le han concedido la reagrupación familiar, y tras pasar por la puerta de nn Corte Inglés como quien no quiere la cosa acaban celebrándolo en Vip's, mostrando enfáticamente las cocacolas que se meriendan, cómo si fuesen figurantes de El Show de Truman. Vean (Se puede ampliar la imagen pinchando en ella).



CCOO ha obtenido de cada una de las marcas que han participado en la financiación del cómic, del que distribuirán gratuitamente cincuenta mil ejemplares, nueve mil euros con los que paga al guionista, al dibujante y los gastos de edición y distribución. Además de El Corte Inglés, Vip's y Coca-Cola, participan Abengoa, Adecco, Carrefour, la Confederación de Cajas de Ahorros e Iberia, entre otros. Según José María Martínez secretario de la Federación de Servicios Financieros, con la opción del product placement se consigue que al contribuyente no le cueste un euro la campaña informativa, ya que en lugar de subvenciones públicas se obtienen patrocinios de empresas "que emplean inmigrantes y les dan servicios, siempre que tengan buenas prácticas".

Vaya, pues puede que ahí esté el pero. En el caso de Adecco recurrir a una Empresa de Trabajo Temporal, aunque hay que reconocer que no es de las que practican el esclavismo, no casa mucho con la reivindicación del empleo estable y de calidad, pero respecto a algunos de los otros patrocinadores basta darse una vueltecita por Internet que prueban que las suyas no siempre son buenas prácticas, lo que en muchos casos ha denunciado la propia CCOO.

Hace justo dos meses CCOO denunció "condiciones infrahumanas" en trabajadores inmigrantes de Vip's; en 2005 CCOO llevó a la sede de la Fundación Areces a trabajadores de los centros de El Corte Inglés en Madrid, Barcelona, Sevilla y Valladolid para denunciar la discriminación salarial de las mujeres, la destrucción y precarización del empleo y el secuestro de la libertad sindical en el imperio comercial.También CCOO ha llevado a los juzgados a Carrefour por persecución sindical de algunos de sus representantes. También durante unas movilizaciones del sector del metal en la provincia de Sevilla los sindicatos mayoritarios llevaron sus protestas a la sede de Abengoa por ser "la empresa del sector más reacia a mejorar las condiciones laborales" de los trabajadores. Buenas prácticas.

El oprichnik, Zapatero y sus amigos

El oro (negro) de Moscú

(Una fábula sobre economía y geoestrategia en seis partes)



1. El mundo en 2025


En su espléndida novela corta El día del oprichnik (Alfaguara) Vladimir Sorokin describe la Rusia de dentro de veinte años, en la que gobierna el Soberano, una especie de monarca con poderes absolutos. Tiene a su servicio a la oprichnina, una hermandad inspirada en la fundada por el zar Iván en el Siglo XVI, que ejerce de guardia personal y de matones que neutralizan a los enemigos del Soberano y su todopoderosa familia garantizando la estabilidad mediante el terror. Pero lo que aquí me interesa de la distopía imaginada por Sorokin es la situación de Rusia en el equilibrio geoestratégico internacional: El país se ha encerrado en sí mismo como ha hecho tantas veces en su historia, construyendo dos grandes muros al Oeste y al Sureste; es autárquico, ultranacionalista, ultrarreligioso y aislado, sigue teniendo problemas para abastecer de lo básico a su población pero es fuerte. De hecho sólo Rusia puede plantar cara a la única gran potencia económica: China. A los EE.UU. ni se les nombra, desaparecida para siempre su influencia, y de Europa sabemos que es un continente casi en ruinas, colapsado y controlado por sectas ciberpunk de jóvenes árabes. Un continente al que los mandatarios rusos gustan hacer sufrir cortando de vez en cuando el suministro del combustible ruso del que Europa es enteramente dependiente.

Lo realmente curioso es que este panorama internacional que Sorokin apenas deja entrever entre la trama central de su novela coincide casi exactamente con el que vaticina para esas mismas fechas el Consejo Nacional de Inteligencia de los EE.UU en su informe Global Trends 2005: Los primeros efectos catastróficos del cambio climático empobrecerán a Norteamérica, que vivirá escasez de alimentos y agua, y la privará de su influencia frente a China, Rusia y la India, Europa vivirá azotada por las redes de delincuencia organizada, desaparecerán los regímenes laicos en el mundo islámico y estaremos abocados a guerras por el control de las últimas reservas de petróleo y gas en las que los países pequeños podrían usar armamento nuclear. Tanto en la distopía literaria como en la descrita por los oráculos políticos de Washington aparecen tres elementos de preocupación engarzados: El control de la energía; mafias, sectas y delincuencia al servicio del Poder… y Rusia… ¿y de qué si no estamos hablando estos días en España con el intento de Lukoil de controlar Repsol?... Esto sólo era el prólogo.

2. La oprichinina de hoy

Lukoil y su presidente Vagit Alekperov son una clara anticipación de la siniestra casta de privilegiados que rodea al Soberano Vladimir Putin- en la distopía de Sorokin. Por un lado, pese a lo que intenta vendernos el presidente Rodríguez Zapatero, que tanto interés tiene en abrirle las puertas a Lukoil, no estamos ante una empresa privada –aunque formalmente lo sea-, puesto que al representar a un sector que para Moscú es tan estratégico como el armamento nuclear, se emplea como un arma de presión política frente a las otras potencias y a los países escindidos de la URSS. Los directivos de Lukoil no toman ninguna decisión sin el beneplácito del Kremlin y están encantados de ejercer de ariete de sus estrategias globales. El ascenso de Lukoil y de su presidente ha sido posible a la sombra de Putin.



Vagit Alekperov es uno de los hombres más poderosos de Rusia, su fortuna personal asciende a 9.900 millones de euros, y ocupa el puesto 56 de la lista Forbes. Junto al empresario Leonid Fedun controla el 25% del accionariado de Lukoil. En 1990 ya era secretario de Estado del Gas y Petróleo de la URSS, y lideró el proceso de privatización del negocio de producción de petróleo que culminó en 1993 con la creación de Lukoil y su designación como presidente. Alekperov tuvo el apoyo de un grupo de burócratas del Gobierno y aprovechó la caída de la URSS para convertir a Lukoil en la gran petrolera que es hoy con acceso a inmensas reservas sobre todo gracias a los yacimientos de Kogalym.

Lukoil
, segunda compañía petrolera del mundo, con una producción de 95 millones de toneladas, es el resultado de la fusión
en 1991 de tres empresas. La fusión fue llevada a cabo por Vagit Alekperov y el millonario Vadim Schmitd, que pronto se enfrentaron por el control del gigante. Schmidt murió en circunstancias misteriosas. Vadim Schmidt hijo acusó a Alekperov y los directivos de Lukoil de adueñarse de la fortuna de su padre, escondida en paraísos fiscales. No fue la única víctima. Alekperov dio todas las facilidades a Putin en la campaña para desacreditar y forzar el exilio de otro de los oligarcas de la era Yeltsin, Boris Berezovsky, que ya ha sobrevivido a dos intentos de atentado.

Lukoil controla varios medios de comunicación, por supuesto todos afines a Putin, pese a lo cual, uno de ellos, el diario Izvestia, acusó a los directivos de la compañía de estar detrás del crimen organizado. Los editores y la cúpula del periódico fueron destituidos fulminantemente.

Según la Interpol Zakhar Kalashov, uno de los principales jefes de la mafia rusa, detenido desde 2006, controla una parte significativa del capital de Lukoil. Este individuo, hoy encarcelado en España, negoció en nombre de Lukoil la implantación de una red de 150 gasolineras en España; las negociaciones fracasaron en 2004.

En su consejo de Administración abundan los antiguos agentes del KGBVladimir Putin lo fue- y de los actuales servicios secretos. Las sospechas de estar vinculados a la mafia rusa manchan a buena parte de ellos.

3. Entre amigos

Todo es oscuro y sucio en el intento de Lukoil por hacerse con el control de Repsol y en los silencios, complicidades y medias verdades del Gobierno Zapatero al respecto. De cara a la opinión pública todo el interés del Gobierno español es transmitir la idea de que estamos ante una cuestión de mercado, en la que no se puede o no se debe intervenir, y en que los puestos directivos de Repsol seguirán en manos de españoles, como si eso tuviera alguna trascendencia. Lukoil aparece justo después de que el Gobierno español vetara la entrada de Gazprom, el monopolio ruso de distribución de gas y petróleo, y eso no es ninguna casualidad.

Todo estaba planeado desde el Kremlin, Gazprom ejercía de liebre a sabiendas de que no tenía ninguna posibilidad por ser una empresa estatal societariamente y por controlar la distribución –lo que sí es considerado estratégico por la UE, no así la producción- de petróleo y gas. Pero huele a podrido desde mucho antes, desde que el Gobierno Zapatero –entonces con Miguel Sebastián como ariete- impulsó la entrada de Sacyr Vallehermoso en Repsol.



Estamos entre amigos de Zapatero, los actores forman parte de los lobbies económicos más cercanos a la Moncloa: Luis del Rivero, presidente de Sacyr y máximo accionista de Repsol; Antonio Brufau, presidente de la petrolera; Isidro Fainé, presidente de La Caixa, y segundo accionista de Repsol, y Emilio Botín, presidente del Santander y principal acreedor de Sacyr. Rodríguez Zapatero abre a Putin, al KGB, las mafias y la oligarquía rusa las puertas del sector energético, y de la economía española de paso, para hacerle un favor a sus amigos en apuros: Botín necesita garantías de cobro del préstamo que otorgó a Sacyr para adquirir el 20% de Repsol al doble de lo que cotiza ahora; a Del Rivero le urge tener liquidez inmediata desprendiéndose de sus acciones en la petrolera. La causa de lo que puede ser un escándalo descomunal o quedarse al final en nada es el pánico. La posibilidad de ver a la constructora instar concurso de acreedores arrastrando en su caída bancos, empresas y puestos de trabajo era una pesadilla para Zapatero, que además le debía un favorcillo a Sacyr por terminar el AVE a Barcelona antes de las elecciones. Aunque De Rivero se quejaba últimamente de que la ministra de Fomento Magdalena Álvarez recelaba de su cercanía a Sebastián y Zapatero y no le encargaba obras, lo cierto es que la deuda de Sacyr alcanza los 18.000 euros.

Sí parece claro que la operación no tiene un solo padrino; están los rusos, claro, pero no hay que descartar al Gobierno español, a La Caixa, al Santander, a todos los que tienen mucho que ganar –quienes no ganamos somos todos los demás-. De hecho alguien ganó muchísimo dinero el viernes pasado en la Bolsa. Sacyr llegó a subir un 25 por ciento de su valor durante más de media hora, sin que la Comisión Nacional del Mercado de Valores suspendiera su cotización, cosa que sí hizo con Repsol y con Criteria, el holding de La Caixa, también involucrados en la posible venta de acciones a los rusos.

Estamos además en una pelea de poder que divide al propio Gobierno Zapatero. A favor, el presidente, la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, y Bernardino León, secretario general de la Presidencia del Gobierno. En contra, el ministro de Industria Miguel Sebastián, que ha cambiado de bando y se dedica a filtrar informaciones a la prensa, y el vicepresidente económico Pedro Solbes, que prefiere guardar silencio. Y pásmense, quien también conspira a favor de la venta de acciones a Lukoil es el mismísimo Rey, que no debe querer quedarse sin mitrofanes que cazar en los bosques rusos. Juan Carlos I ha jugado un rol importante en la localización de Lukoil como clavo ardiendo al que Sacyr pudiera agarrarse para no hundirse. Sus gestiones las hizo a través de amiguetes accionistas en Conoco Phillips, petrolera estadounidense controlada por Lukoil,no al revés como vende Zapatero.



¿Cómo, si no es por echar una mano a los amigos, se explica una actitud tan diametralmente opuesta a la encarnizada batalla que libró Zapatero hasta evitar que la compañía alemana E.ON se hiciera con Endesa?. O que su Gobierno frenara hace dos años otro acuerdo Repsol-Lukoil consistente en un intercambio de acciones y la participación conjunta en reservas de petróleo, cuando mandó el recado a Brufau de que el Gobierno no vería con buenos ojos la operación y le propuso la entrada de Luis del Rivero, dueño de Sacyr, como nuevo socio.



4. Gratis total

Repsol se ha hecho una publicidad valiosísima y gratuita en los EE.UU. gracias a la moto del Dr. House, réplica de la del piloto Nicky Hayden. Gratis total. La fórmula magistral de Zapatero permitirá que los rusos se hagan con el control de la primera petrolera española sin invertir ni un solo rublo. La Caixa y el Grupo Santander están dispuestos a financiar que Alekperov compre una buena porción de las acciones de Criteria en Repsol (9%) y de las de Sacyr (20%). A cambio, el precio de venta doblará el de su cotiza
ción actual en el mercado y cubrirá las deudas de Del Rivero. Toda compra de acciones que supere el 30% de una compañía, o que modifique la mitad de su consejo de administración, debe realizarse obligatoriamente mediante una OPA. Pero esta maniobra de ingeniería financiera pone en bandeja la entrada de Lukoil en Repsol justo hasta el límite legal en que no la necesita.

5. El rincón de la Historia

La vicepresidenta Fernández de la Vega clamaba eufórica tras la Cumbre de Washington que España salía del rincón de la Historia –idéntico argumento al empleado por Aznar tras la foto de las Azores-. Lo que nadie sospechaba es que una de nuestras primeras aportaciones sería alentar el retorno de la Guerra Fría y además saltar al otro lado de un hipotético nuevo Telón de acero. Salvándoles
el culo a sus amigos, el Gobierno Zapatero deja en manos del Kremlin y de un grupo de personajes vinculados a la delincuencia, la persecución de la disidencia y la deriva autoritaria del Poder el control energético del Sur de Europa. ¿Busca Zapatero una relación especial con Rusia al margen de la Unión Europea? Suena inaudito pero España fue muy activa a la hora de evitar que Europa sancionara a Rusia por la invasión de Georgia y consiguió que la Unión no sacara adelante una comisión para investigar las violaciones de los derechos humanos durante ese conflicto.

Esta operación de Lukoil económicamente desastrosa -a corto plazo- para el comprador sólo tiene sentido si es una operación política y no económica. Entre quienes se oponen desde la derecha se esgrime un poco creíble patriotismo, o nacionalismo, capitalista: Endesa en manos de una compañía pública italiana, el suministro de gas natural controlado por una empresa estatal argelina y ahora Repsol entregada a la oligarquía rusa, alertan. A algunos habría que recordarles que José Mª Aznar, que tan calladito está en este asunto, aconsejó a Luis de Rivero que vendiera sus acciones a Gazprom y a la compañía libia National Oil Company, Pero no es una cuestión de orgullo nacional, sino de tomar posición respecto al nuevo imperialismo ruso: Con ese 30% del accionariado –y la casi segura cacería posterior del pequeño accionista- Lukoil controla el mercado energético español, puesto que además Repsol es accionista mayoritario de Gas Natural, pero con eso no se conforma; la ambición de Moscú es tener controlado el mercado energético del Sur de Europa, puesto que el del Europa central ya es dependiente, en parte gracias a que el ex canciller alemán Gerhard Schröder lo vendió barato, a cambio de un sueldo millonario en Gazprom. Es también importante para los rusos la presencia de Repsol en América Latina, que complementaría el acercamiento de Putin y Mevdevev a los gobiernos de Chávez, Kirchner y Morales. Rusia anda más que crecida, Putin recibió la victoria de Barack Obama con un nuevo despliegue de misiles, y resulta difícil soñar con un poder mayor que poder abrir y cerrar a su antojo el grifo del gas a Europa. La URSS nunca consiguió tanto.



6. Ni una sola lección aprendida


Las nacionalizaciones de bancos en los Estados Unidos, el mea culpa por la falta de control hacia la ambición de los ejecutivos y de los magos de las finanzas, el propósito de ir hacia una economía productiva y no especulativa… ¿Alguien se creyó que con la crisis del capitalismo íbamos hacia un cambio de sistemao al menos a una reflexión? No se ha aprendido ni una sola lección y paradójicamente ese a quien sus pelotas más cercanos instan a convertirse en líder de la Izquierda Europea está siendo el mandatario que entre los países desarrollados más se aferra a la ortodoxia del mercado y a las fórmulas neoliberales, y quien propone medidas menos ambiciosas y menos de izquierdas para salir de la crisis. Rodríguez Zapatero no interviene bancos, ayuda a los gigantes financieros sin exigirles garantías de que sacarán del agujero a empresas e hipotecados, no rebaja el IVA como hace Brown y ahora, ante una amenaza que él mismo ha ayudad
o a tomar forma se agarra al no intervencionismo, al dejar hacer libremente al mercado, aunque el mercado se vuelva tóxico.

Dice la vicepresidenta Fernández de la Vega que el Gobierno se conforma con que los directivos de Repsol sigan siendo españoles, lo que supone tanto como dar luz verde: “El Gobierno no es parte, salvo que se sugiera que debe intervenir en la actividad de las empresas privadas retrotrayéndonos a tiempos pasados”.

Y es al pasado adonde acuden los dirigentes socialistas que para contrarrestar las críticas del Partido Popular a la venta van acusando de hipócritas a los populares porque, dicen Pepe Blanco y otros dirigentes, "José María Aznar fue responsable de la privatización de Repsol en su momento y ahora viene pidiendo intervencionismo”. Falso. La privatización de Repsol la inició el Gobierno de Felipe González en 1989, con la Oferta Pública de Venta del 26% del accionariado. También con gobiernos socialistas se desgajaron los activos gasísticos para crear Gas Natural y se finiquitó el Instituto Nacional de Hidrocarburos. Lo único que hizo el primer Gobierno Aznar en 1997 fue culminar el proceso de privatización con una última OPV del 10% del accionariado, lo único que seguía en manos del Estado.



Tampoco han aprendido lección alguna los altos ejecutivos. Como siempre, el presidente de Repsol Antonio Brufau se cubre las espaldas en esta operación imponiendo una doble condición: protección de su posición en la empresa y blindaje millonario para salvaguardar el futuro. ¿Alguna diferencia con lo que ocurría antes del crack de las Bolsas? Y pocas esperanzas se pueden albergar en que la Unión Europea frene esta operación, salvo que algunos de sus mandatarios ejerzan presiones diplomáticas a título individual. La Comisión sigue aferrada a las viejas políticas y salvo poner las condiciones habituales a cualquier fusión, que se cumplen en este caso, ya ha advertido de que “no existen mecanismos que impidan la entrada de países terceros al mercado comunitario”, algo tendrá que ver el comisario Almunia, otro firme aliado de los rusos en este affaire. En el sector energético sólo existen clausulas de salvaguarda respecto a la distribución de energía, no aplicables a las petroleras.

Los pequeños accionistas no se quieren quedar atrás, también a ellos les da igual vender su madre a los rusos; quieren su parte del pastel. Se sienten los grandes excluidos y, piden que la entrada de Lukoil en Repsol se haga mediante una OPA para poder trincar también ellos. Están dispuestos a dar a los rusos control total a cambio de más pasta. Estos accionistas minoritarios están siendo el caballo de batalla de la derecha, que pide compasión hacia ellos. Pero ojo, que nadie se confunda, se trata de ricachones algo menos ricachones que los que están moviendo los hilos. No son esos pequeños ahorradores con unas pocas acciones que algunos pretenden. Entre ellos no está ninguno de los 10.863.957 asalariados que según la Agencia Tributaria ingresaron el año pasado -antes de pagar impuestos y por 14 pagas- menos de 1.141 euros al mes. Si se quiere ayudar a esa gente, si se quiere salvaguardar la independencia y la seguridad del sector energético, incluso el medio ambiente, -si nuestras petroleras no son ejemplo de nada, la conciencia ambiental de los rusos es para echarse a temblar-, si no queremos morir ateridos cualquier invierno mientras los oprichnik se divierten cerrándonos el grifo del gas para someter a nuestros gobiernos, la alternativa es todo un clásico, tan sencillo, tan social y tan de izquierdas como nacionalizar, empezando por comprar ese 30% de la discordia, ir de nuevo a la estatalización de Repsol y detrás de todo el sector energético, y darle a Putin con la puerta en las narices… y a Zapatero, pues que le den también.