jueves, 29 de noviembre de 2018

Muestrario de atrocidades


Cuando se pregunta a los lectores -y sobre todo lectoras- españoles por sus géneros literarios favoritos, en el último puesto, el más odiado, aparece la ciencia ficción. Efectivamente, para la mayoría la ciencia ficción es cosa de lectores frikis, sobre todo jóvenes y en su mayoría varones. Estoes sólo una media verdad -y una media mentira- a la que han contribuido editores empeñados en constreñir el género a lo barato y pulp, escritores mediocres incapaces de ofrecer mínimos estándares de calidad y muchos lectores, sobre todo jóvenes, que se limitan a exigir sagas heróicas -interplanetarias, futuristas o no-. Aquí sí están los frikis. Afortunadamente una crítica institucionalizada y hasta hace poco cerril va olvidando los prejuicios, abriendo los guetos y derribando los muros entre la literatura de género -se ha avanzado mucho con el noir- y una supuesta Literatura con mayúsculas. Pero no vengo a hacer filología barat -eso es lo máximo a lo que podría aspirar-, sino a referirme a un inmenso escritor unánimemente considerado autor de ciencia ficción pero al que los puristas e inmovilistas tachan de ajeno al género: el británico James Graham Ballard (Shanghai, 1930 - .
Londres, 2009).

En la ciencia ficción literaria suele hablarse de Nueva Ola para hacer referencia a un grupo de escritores que alcanzaron su esplendor creativo durante los años setenta y que se caracterizan por sus inquietudes estéticas y el empleo de un lenguaje poético que supera el ámbito pulp en que suele moverse el género. Por eso no son autores muy apreciados por los fanáticos más puristas de la ciencia ficción clásica, que les suelen acusar de pretenciosos. Entre los más destacados de esta generación hay siempre que citar a Brian W. Aldiss y a J.G. Ballard. Este último es un autor que no goza de muy buena fama entre los puristas, y de hecho gran parte de su producción no puede ser clasificada dentro de la ciencia ficción como si tal cosa.

Efectivamente el autor de Crash nació en aquella ciudad internacional -sin eufemismos pluricolonizada- que entonces era Shanghai.  Allí creció en una mansión con nueve criados. Con el estallido de la Segunda Guerra Mundial pasó con su familia más de dos años en un campo de concentración japonés. No imaginaba por entonces que este encierro a la postre sería lo que más fama le otorgase, cuando sus peripecias entre alambradas se convirtieran en la novela El Imperio del sol (1984) y ésta fuese adaptada al cine por Steven Spielberg poco más tarde (Empire of the sun, 1987) con un insoportable niño gritón interpretando al preadolescente Ballard.

Ballard venía de un mundo férreamente ordenado y viejo, el de los hijos del  imperio británico en misión civilizadora en lejanas colonias de Oriente, y desde esa elegante barrera vio caer todas y cada una de las certezas en que fue educado. Entendió que el oasis de la civilización es un frágil espejismo, y que más allá solo hay paisajes ignotos.
El joven, acabada la guerra, se trasladó a Gran Bretaña. Sus primeros relatos comenzó a publicarlos en 1956. Tenían el denominador común de describir un futuro cercano en el que se da gran importancia al entorno como influencia decisiva en el carácter de los personajes. Estos relatos se recopilaron en 1991 en la antología Vermilion Sands. Eran tiempos de extraordinarios avances en la ciencia y la tecnología: las autopistas, la televisión, los primeros ordenadores. En definitiva, el germen del mundo de ahora. “Todo iba a cambiar para siempre, pero eso no se veía reflejado en las novelas realistas del momento”, decía, y eso le llevó a elegir la ciencia ficción como su propio campo de pruebas.
Desde que vivió ese encontronazo con la más áspera realidad, Ballard albergó un plan maestro: iluminar esos paisajes inciertos a partir de la destrucción, por la vía del arte, de todas las creencias y sueños de la clase media. Su primer asalto sería contra la novela realista. Luego vendrían el trabajo, el consumismo, el ahorro, la seguridad, el entretenimiento y la corrección política. 
Entendió muy pronto que las herramientas de la escritura tradicional no servían para desentrañar la infinita incógnita de lo real, y optó por recurrir a las técnicas del superrealismo
Al leer sus libros, algunos piensan que son fruto de viajes lisérgicos, sin embargo Ballard afirmó más de una vez que podía beber alcohol desde las nueve de la mañana, pero que no era amigo de participar en la cultura de la droga de la década de los sesenta. Contra lo que muchos creen, él vivía de forma convencional y confortable. Tras encontrar una Inglaterra pobre y deprimente. pasó épocas de su vida en su país,  en Canadá y en los EE.UU., este último un país del que siempre criticó "su ramplonería". Sus últimas décadas las pasó en Shepperton, junto al Támesis.
 Sus primeros relatos comenzó a publicarlos en 1956. Tenían el denominador común de describir un futuro cercano en el que se da gran importancia al entorno como influencia decisiva en el carácter de los personajes. Estos relatos se recopilaron años más tarde (1971) en la antología Vermilion Sands.

En sus primeras y excelentes novelas, las de los años sesenta, encontramos a un Ballard catastrofista y apocalíptico, que se vale del cataclismo como excusa para desplegar sus numerosos recursos descriptivos: en El viento de la Nada (1962) se describe minuciosamente los efectos de un huracán  de magnitud global que destroza todo a su paso (en 2000 publicó un libro tan parecido que parece un autoplagio, Huracán cósmico); El mundo sumergido (1963), que debió inspirar a Kevin Costner para su Waterworld (1995), sitúa en una cálida Groenlandia a la humanidad refugiada del calentamiento de la tierra que ha llenado Europa de selvas tropicales. En La sequía (1964) el mundo descrito muere de sed, mientras las ciudades son rodeadas por el desierto, y en El mundo de cristal (1966) unos sutiles pero decisivos cambios en las leyes físicas del Universo precipitan al ser humano al desastre.

El gran talento de J.G. Ballard para describir nuestro entorno en situaciones extremas es igualmente efectivo cuando el autor penetra en la mente del hombre civilizado preso de los excesos de su propia civilización: la masificación de las ciudades, la pereza de la imaginación, la claustrofobia que provoca un mundo que constantemente agrede al individuo y hace peligrar sus relaciones con los demás, creando monstruos asociales, son constantes en su obra.

En 1970 comienza su relación con el cine escribiendo la historia en que se basó Cuando los dinosaurios dominaban la Tierra (When Dinosaurs Ruled the Earth. Val Guest), cuyo guión firma junto al director. Es una película que se basa en una aberración histórica, la convivencia entre los grandes saurios y los primeros humanos, pero que salvo por esta licencia, es un puro divertimento en el que no suena ni una palabra inteligible y en la que nuestros antecesores no tienen rasgos simiescos sino que están de muy buen ver. Los efectos especiales de Jim Danforth, magistrales como siempre en su caso, completan el pastelito. Un lustro antes había escrito también una producción para la televisión, Thirteen to Centaurus (Peter Potter, 1965), con un interesante planteamiento: los doce integrantes de una misión espacial enormemente larga reprograman sus mentes para pensar únicamente en el pequeño mundo de su astronave, evitando la nostalgia de la Tierra y la soledad, que podría precipitarles en la locura; pero nace un niño en la nave que, al crecer, empieza a hacer preguntas sobre el mundo exterior.

En 1973 Ballard publica su particular Naranja Mecánica, una de sus obras más chocantes: Crash. El protagonista es un hombre que se recupera en el hospital de un accidente de coche en el que ha matado al marido de una joven médico. Junto al dolor de la convalecencia se entrecruzan extrañas fantasías sexuales que no sabe cómo interpretar. Cuando abandona el hospital visita la escena del accidente y allí encuentra a la doctora. Juntos comienzan una enfermiza relación marcada por la velocidad y el sexo en los coches rodando por las autopistas que rodean Londres. Un segundo hombre aparece, un científico obsesionado por la idea de morir en un accidente de coche junto a una estrella de cine. La pareja se introduce en el mundo del científico: carreras ilegales, pruebas de coches estrellándose, y sexo que une a hombre y máquina, hilvanando una grotesca visión de un futuro en el que sexo y tecnología forman un demoniaco matrimonio. Esta hipnótica tragedia entraba de lleno en las obsesiones de otro pirado, el cineasta David Cronenberg, y su teoría de la Nueva Carne. Naturalmente fue el propio Cronenberg quién llevó Crash a la pantalla en 1996. El director canadiense acentúa la frialdad y la distancia hacia todo lo que se pueda considerar humano en su film más abstracto. Es una película llena de momentos sexualmente explícitos pero profundamente anti-erótica, salvo para quienes disfruten de toda suerte de mutilaciones, prótesis y heridas. La velocidad, como el sexo, son algunas de las grandes mentiras de nuestro tiempo; Cronenberg y Ballard tomaron buena nota.

De poco antes data su obra más radical y obsesiva: La exhibición de atrocidades (1970)
 es una colección de relatos a veces considerada una novela experimental, aunque los textos que la componen fueron en su mayoría publicados de manera independiente. Formada según el autor por micronovelas o novelas condensadas, en conjunto exponen las diferentes formas de violencia irracional del mundo moderno, la tecnificación de las relaciones humanas y diferentes formas de terror postnuclear. La exhibición de atrocidades anticipa la trilogía urbana de J. G. Ballard (Crash, La isla de cemento y Rascacielos) , su gan aportación a la literatura de aquella década. Los distintos episodios o novelas condensadas se suceden como variaciones de los terrores postnucleares que asaltan todas nuestras pesadillas, con un protagonista que va cambiando de nombre y de papel (médico, piloto de bombardero, asesino de presidentes, víctima de un accidente de coche, psicópata). La pesadilla y la realidad se superponen, y la historia es vista con distintos lentes: la crudeza de un noticiario filmado en un matadero mental, o el desapego preciso y clínico de un informe científico. William S. Burroughs considerara esta novela como uno de los textos más perturbadores y explosivos escritos en el Siglo XX
En el año 1991 obtuvo el premio Readercon.Violencia irracional, pornografía y locura son los ingredientes de este venenoso cóctel que llegó al cine en una producción independiente canadiense (Atrocity exhibition. Jonathan Weiss, 2000) que el propio Ballard calificó de soberbia adaptación, destacando la enorme fuerza poética que le dan las localizaciones elegidas, y que Weiss tardó dos años en hallar: instalaciones militares abandonadas, bases de radar y la sala del Museo de Arte de Filadelfia dedicada a Marcel Duchamp. La película une a la ficción material de archivo de la Agencia de Defensa Nuclear, el Instituto de Investigación sobre Accidentes de Automóvil y el asesinato de John F. Kennedy, una de las obsesiones del protagonista. Es una de esas películas desconocidas que, al estilo de La Jetée (Chris Marker, 1962), con el tiempo se convertirá en buscada pieza de culto.
 En el año 2001 se reeditó la novela con cada uno de los capítulos comentados por el autor. 

 La isla de cemento (1974) reincide en el tema del coche como tótem contemporáneo, pero al contrario que Crash, opta por el suspense. Un arquitecto se sale con su coche de la autopista por la que circula. Se golpea pero no sufre heridas graves. Conductor y coche quedan en un islote estéril en medio de tres grandes autopistas. Resulta inútil pedir ayuda, nadie se para. Si intenta cruzar, morirá atropellado. El protagonista se convierte en un Robinson Crusoe que debe sobrevivir en un exilio a las afueras de la gran ciudad. Obtiene agua del radiador de su coche y el depósito de los limpiaparabrisas, la comida la obtiene de los desperdicios que arrojan otros conductores. Sobrevive y reflexiona sobre el particular reino que le ha tocado en suerte.
e
Rascacielos, de 1975, reflexiona sobre el hecho de que por todo el mundo se construyen inmensos edificios cuyos habitantes igualan en número a los de una pequeña ciudad, pero sin policía, ni leyes, ni contacto social entre sus inquilinos. El rascacielos protagonista es un edificio de mil viviendas de alto standing, un refugio tranquilo y perfecto para individuos que no tienen el más mínimo interés por socializar; pero la vida en el rascacielos se transforma poco a poco en una violenta guerra entre vecinos; mientras las instalaciones y servicios del edificio se van deteriorando y destruyendo, las fiestas degeneran en batallas a muerte contra plantas rivales, se forman tribus mortalmente hostiles… la vida en el rascacielos se parece cada día más a la del planeta Tierra.

Compañía de Sueños Ilimitados, de 1979, es la obra cumbre de Ballard, y una de las grandes novelas de las últimas décadas. Un hombre sin experiencia como piloto roba una avioneta en el aeropuerto de Londres y la estrella junto al Támesis en la pequeña comunidad suburbial de Shepperton -adonde después el escritor iría a vivir. Sus habitantes convierten al aviador en una especie de santón apocalíptico. En los días que siguen a su recuperación descubre que controla ciertos poderes sobrenaturales que transforman el pueblo y sus habitantes. Junto a Londres crece la flora y la fauna tropical; la rutina diaria se interrumpe con salvajes celebraciones orgiásticas y en su climax de liberación el pueblo entero echa a volar.

En la década posterior vendrían la autobiográfica y ajena al resto de su obra El imperio del sol y el regreso del Ballard apocalíptico en Hola América (1981):  Casi cien años después de una crisis energética que provocó una emigración masiva, llegan a los Estados Unidos los tripulantes de un barco europeo que pretende descubrir el origen de una nube radioactiva que ha atravesado el Atlántico. Entre las ruinas de un continente transformado en desierto, los expedicionarios hallarán inquietantes pobladores y vestigios del pasado. Al final de su viaje, 46 presidentes de los Estados Unidos, Frank Sinatra y Charles Manson los esperan en un escenario fantasmagórico en la ciudad de Las Vegas. A partir de todo ello, redescubrirán el sueño (y la pesadilla) americano.

Furia feroz (2000)
Un retorno a las situaciones de El rascacielos podemos verlo en Super-Cannes (2000) Edén.-Olimpia es un conglomerado multinacional en las colinas de Cannes, donde se dan cita las compañías más grandes del mundo. Con los servicios sofisticados de oficina, seguridad y comunicaciones de que dispone, parece ofrecer el invernadero ideal para una fuerza de trabajo que vive del éxito. Sin embargo, Edén-Olympia es más que un simple complejo de multinacionales, es una ciudad-estado virtual. Aislada y segura, sus habitantes no carecen de nada. Pero uno de sus habitantes pone en marcha allí un experimento de poder y brutalidad. Noches de cocaína (1996) descubre en un idílico asentamiento británico en la Costa del Sol un mundo secreto de crímenes, drogas y sexo ilícito. En esta muy ballardiana novela se  explora el lado oscuro de la psique, edespedazando la sociedad occidental del siglo XX, llevando al límite el sexo, la violencia, el frenesí y el ansia de poder y seguridad, como sinónimos de aislamiento y muerte cultural. La última novela del británico, Bienvenidos a Metro Centre (2008)  actualiza dolorosamente los conflictos de Rascacielos tasladándolos al no menos claustrofóbico templo y ágora del mundo actual: el centro comercial.

En 1980 Joy Division abrió su segundo álbum, Closer, con un tema llamado preciamente Atrocity exhibition.



martes, 20 de noviembre de 2018

Encapsulados



El pasado 13 de noviembre, con gran bombo mediático, responsables de la empresa Fertiberia, flanqueados por los de la asociación que une a las industrias químicas y afines del área metropolitana de Huelva, presentaron un plan -que nada tenía de nuevo-  para cubrir, que no  retirar, 720 de las 1200 hectáreas que ocupan las balsas de fosfoyesos acumuladas en las marismas del estuario del río Tinto a 500 metros de zonas pobladas  (tres de cuatro zonas); se prolongaría durante un periodo de una década, tras la cual garantiza la total recuperación del entorno y, -vaya novedad- que tiene el dinero (70 millones de euros) para llevarlo a cabo. No sé si a Villar Mir y otros consejeros les hará gracia rebañar esta minucia a sus pingües beneficios. Fertiberia y sus amigos -que tanta prisa se han dado en otras ocasiones en cumplir sentencias que no les favorecían- exigen ahora a las administraciones -Ministerio de Transición Ecológica, Consejería andaluza de Medio ambiente y Ayuntamiento de Huelva- que aceleren los trámites administrativos para aprobar su proyecto (el único viable, dicen)
 Éste comenzaría con el sellado de los canales de agua de la marisma  que evitaría el contacto entre los dos entornos; esta labor se haría con yeso lavado , arcilla compactada y con escollera "que impediría que incluso durante la marea alta, se llegara a filtrar ningún tipo de material”.
Con posterioridad se cubriría la zona con una lámina de polímero que tiene una vida útil de 400 años, seguida por una de arcilla de 60 centímetros que impermeabilizará la zona por completo y una última de 40 centímetros de tierra vegetal cultivable en la que se plantarían especies autóctonas compatibles con la vida en la marismas y su ecosistema. Los trabajos han sido encargados a la empresa Ardaman Associated  Según Fertiberia, aquí hasta ahora no se ha permtido hacer lo que Ardamán hizo en Florida "con tanto éxito" -tanto como para crear una alerta de contaminación del agua potable- por una "excesiva politización y desinformación en torno al proyecto; hay grupos que viven exclusivamente de ello". El encapsulado es, según Fertiberia, “la única alternativa posible para seguir los requerimientos de la Audiencia Nacional. Para apuntalar su posición, Fertiberia y sus industrias aiadas recurren sin pudor al miedo y a insultar lainteligencia de los onubenses: "deberíamos encontrar diez vertederos en otras tantas localidades de la provincia y trasladar todos los fosfoyesos a esos lugares, para lo que precisaríamos de 500 camiones durante 30 años éxageran descaradamente-. Después de ello, deberíamos clausurar esos 10 vertederos de una manera similar al encapsulado que proponemos ahora”. Callan que laprimera parte del proyecto Ardamán, los sellados de los canales de agua,  es similar aloque ya fracasó estrepitósamente.

Casco urbano de Huelva: 1100 ha.
Balsas de fosfoyesos: 1200 ha.


Pero ¿qué son lo sfosfoyesos? Vamos con la sección wikipédica: El fosfoyeso es un residuo blanco del yeso procedente de la producción industrial de ácido fosfórico, con contenidos variables de fases verdosas de fosfato de hierro y residuos puntuales de fosfatos de cobre que se caracterizan por un color azul intenso. En España, la acumulación de fosfoyesos junto a la ciudad de Huelva, en las Marismas de Mendaña, ha suscitado gran polémica por sus supuestas implicaciones en la salud de sus habitantes y en el medio natural. Estudios independientes sostienen que el nivel de radiación es 22 veces superior al límite, y se recomienda trasladarlos a un cementerio nuclear. ​Sin embargo​ la legislación española no contempla esta posibilidad. 
La roca fosfórica empleada en la factoría de abonos químicos de Huelva proviene, principalmente, de minas en el norte de África -de su presencia y explotación viene la histórica importancia estratégica del disputado Sáhara Occidental- . Los residuos de Fertiberia acumulados en estas inmensas balsas -que enlas fotografías de satélites se ven con una superficie similar a todo el casco urbano de Huelva- tienen concentraciones relativamente altas para el uranio, que suele encontrarse en equilibrio radiactivo con sus productos de desintegración, entre los que destaca el radio.

Las organizaciones ecologistas estuvieron 14 años realizando estudios y solicitando,  con éxito en los tribunales pero sin que la empresa y las administraciones hicieran caso, el cumplimiento de la Ley de Costas en el caso de Fertiberia: la restauración a su estado original del dominio público marítimo-terrestre de la marisma de Huelva, ocupado por las balsas de fosfoyesos de la empresa, hasta que  
en enero de 2014, ante el retraso de tres años en la restauración por parte de Fertiberia de la marisma de Huelva ordenada en 2011 por los tribunales , la organización ecologista WWF España presentó  un escrito ante la Audiencia Nacional reclamando el cumplimiento de las múltiples sentencias que obligan a la empresa a devolver la marisma a su estado original. La Audiencia Nacional dio la razón a la organización y ordenó que se garantice la restauración ambiental de las balsas de fosfoyesos de Fertiberia “en el plazo más breve posible”. Entonces Fertiberia y el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, controlado entnces y dirigido después por la ex consejera de esta empresa Isabel García Tejerina, presntaron un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Pero la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo rechazó el recurso,amplió hasta 65 millones de euros la fianza impuesta a la empresa para la limpieza de sus balsas y acúmulos de fosfoyesos  e incuso condenó a Fertiberia al pago de las costas.



Un amplioinforme fechado en 20011 de varias asociaciones como la sospechosa y radical Greenpeace que  aquí pueden leer integramente califica el de los fosfoyesos del Tinto como el mayor caso de contaminación industrial
de Europa y narra lahistoria del problema desde el permiso inicial para vertir de 1968 hasta entonces sin obviar episodios como la rotura de una de las balsas en 1998 que vertió al río
Tinto, según las cifras oficiales, 50.000 metros cúbicos de aguas ácidas, metales pesados y otros
tóxicos como fluoruros, fosfatos y arsénico. 

¿Y si resulta que esa única solución viable -la que por las buenas o las malas pretende imponer Fertiberia-  no lo es tanto? 
Hace años que esta empresa  tiene sobre sus espaldas una sentencia que la obliga a restaurar la zona que ocupan esos residuos, pero al final fue un comité de expertos locales el que asumió esa labor, mientras la empresa se niega a retirarlos y aboga por soterrarlos.
En los cursos de la Universidad Internacional de Andalucía, Uno de esos expertos es Rafael Pérez, investigador principal del proyecto de Excelencia de la Junta de Andalucía“Fosfoyesos: de su evaluación ambiental como residuo a su revalorización como recurso”. Pérez pertenece a ese comité para el diagnóstico ambiental y la propuesta de medidas de restauración de la balsa de fosfoyesos de Huelva, designado por el rector de la Universidad de Huelva y aprobado por el Ayuntamiento de Huelva. A ese grupo, por cierto, no pertenece la propia empresa responsable de los vertidos. En  un curso en la Universidad Internacional de Andalucía  puso sobre la mesa su experiencia sobre este asunto, recordando que, por encima del soterramiento, “la empresa tiene la obligación de la restauración de las marismas afectadas por las balsas. La restauración, hay una a largo plazo, pero deberíamos hacer una serie de acciones a corto plazo, porque las balsas tienen problemas relacionados con la estabilidad y el potencial que tiene para contaminar el estuario”.
Con todo, aboga por “evaluar la situación actual de las balsas, ver algunas actuaciones preliminares, y ver si el modelo de actuación previsto es positivo a largo plazo”, recordando que, si la imagen por satélite es impresionante, más lo es el hecho de que, “lo que se ve es la zona sin restaurar, aunque hay dos zonas que se restauraron, y esas acciones preliminares de restauración no funcionaron, porque siguen produciendo contaminación al estuario”.  "Antes -dice-  se pensaba que la balsa producía contaminación. Hay que tener en cuenta que es una pila de yeso y encima tiene agua industrial altamente contaminante. Se pensaba que la contaminación procedía de ese agua de proceso, pero hemos visto, por un estudio geoquímico, que no procede de eso, sino de intrusión del agua del estuario, que entra con la marea alta, lava la contaminación y retorna al estuario contaminada”.
Con todo ello, considera que “hay que evitar la contaminación y garantizar la estabilidad de la balsa, garantizar primero la estabilidad física, porque en la zona 2 tiene   casi 35 metros de altura, y eso produce sobrepresión en la marisma. A corto plazo hay que garantizar estabilidad y que dejen de producir lixiviados. Hay que ver cuál es la contribución de la balsa al total de la contaminación, ya que sabemos que aporta arsénico y cadmio, en torno al 15-20 % del que llega al estuario, y el resto procede de actividad minera abandonada de las cuencas mineras del Tinto y el Odiel, pero son cifras muy llamativas, porque la balsa tiene 12 kilómetros cuadrados, pero las cuencas de drenaje del Tinto y el Odiel, unos 4.000”. De hecho, acudiendo a este experto ABC de Sevilla informó en marzo de este mismo año de que "El subsuelo de la marisma del Tinto se resiente por el peso del fosfoyeso" es decir, que  la cosa va a peor y que el encapsulado y supuesto aislamiento de las balsas permaneciendo donde estándonde están que Fertiberia propone en su plan definitivo no soluciona sino eterniza el problema e incluso podría tener consecuencias sísmicas.

Frente a la incredulidad de los expertos, Feritberia insiste en meter prisa a las administraciones. Dan por hecho que el informe de impactoambiental del gobierno central será positivo sin tener en cuenta que ya no tienen a una de las suyas sentada en el Consejo de Ministros (llevando además la cartera de Medio Ambiente; más fácil lo tiene con la Junta de Andalucía, siempre poco beligerante con las actividadesindustriales contaminantes mientras les bajen las estadìsticas del paro -en esta tierra el partido gobernate y los sindicatos mayoritarios siempre han comulgado con la falacia de que el lento envenenamiento por contaminación es el precio que deben pagar los onubenses por sus puestos de trabajo-; en el Ayuntamiento de Huelva encontrará Fertiberia el último escalón si supera los anteriores y en mayo hay elecciones municipales. Ya en la actual campaña de las andaluzas, la coalición Adelante Andalucía escogió el barrio de la ciudad más afectado y perjudicado por los fosfoyesos, Pérez Cubillas, para expresar su deseo de que se aborde la limpieza total de las balsas de fosfoyesos y que Fertiberia "asuma el coste". La Mesa de la Ría, Izquierda Unida y Participa Huelva, la marca con que Podemos concurrió a las municipsles de 2015, se están manifestando en el mismo sentido estosúltimos días. Cuando haya que constituir un  nuevo Ayuntamiento, a todos ellos corresponde exigir a los ocialistas -hoy el mayor de los grupos un pronunciamiento inequívoco y efevtivo  sobre lo fosfoyesos frente  a los intereses de Fertiberia y las iundustrias contaminantes. Mi insignificante voto va en ello.

Hace años el programa de TVE Línea 900, tanincómodo que no tardó en desaparecer de la parrilla, expuso por primera vez al conjunto de los españoles laescalofriante realidad delas balsas de fosfoyeso  y sus efectos en la salud de los onubenses, unos efectos siempre puestos en duda prque nunca se harealizado el estudio epidemilógico que el Libro Blanco de la Asociación de Inustrias Químicas -en el que participé- recomendaba en 1989. Imágenes de archivo deaquel Línea 900" junto con muchas otras nuevas, formaron parte del impresionante documental sobre el mismo tema "Un lugar diferente" cuyo contenido íntegro les dejo en el siguente vídeo.



<



.







miércoles, 4 de julio de 2018

Diógenes



[...] en realidad sólo somos la acumulación de objetos y más objetos,
sin más sentido que el mero hecho de acumular cosas,
de seguir comprando y comprando,
pero que nada es de tal valor que no se pueda  volver a comprar.
Acabas atado a las cosas que compraste
para sentirte acompañado.
(Carlos Zanón. Taxi, Salamandra, 2017)


La historia se repite una y ota vez: Al pobre hombre lo encontraron en su casa de la calle .... Los bomberos tuvieron que franquear una puerta bloqueada por montañas de basura. Este hombre en concreto tenía sólo cuarenta años cuando su problema se hizo noticia, en la Granada de 2007; demasiado joven para padecer el síndrome de Diógenes, una forma extrema de aislamiento social cada vez más extendida entre los mayores, también en Andalucía como dos años antes ya alertaba una información de 20 Minutos. La reclusión en el propio hogar y el abandono de la higiene son síntomas. Quienes lo sufren puede llegar a acumular toneladas de basura en sus domicilios y vivir voluntariamente en condiciones de pobreza extrema. Reúnen grandes cantidades de dinero en su casa o en el banco sin tener conciencia de lo que poseen. Están convencidos de vivir en extrema pobreza, y ahorran y guardan artículos sin ninguna utilidad.

De Diógenes de Sinope, un filósofo de Corinto de la escuela de los cínicos contemporáneo de Aristóteles, tomaron los médicos el nombre del mal, toda una paradoja, pues Diógenes llevó al límite el ascetismo: apenas comía, se vestía con andrajos y según Juvenal dormía dentro de un tonel. Se cuenta que Alejandro el Grande fue a verle a su insólita morada y le ofreció hacer realidad cualquier deseo que tuviera. Diógenes le pidió que se apartara del sol ya que la sombra del emperador le impedía disfrutar de él.

El acaparamiento compulsivo es un trastorno mental en el que la persona que lo sufre recoge de forma obsesiva muchos objetos y no desecha nada. Estos pueden ser libros, ropa, antigüedades, objetos de colección, incluso animales, éstos en condiciones penosas (síndrome de Noé). Sus domicilios suelen estar muy desordenados y faltos de higiene, lo que puede conducir a situaciones peligrosas, como incendios o infecciones. También puede ser una enfermedad muy costosa, debido al hecho de que los acaparadores compran artículos innecesariamente. Estas personas no son sólo un problema para ellos mismos, lo son también para los que viven en su entorno. En Estados Unidos se estima que más de un millón de personas lo padecen, y en España El País contaba hace un par de años el extraño caso de Ángel, un Diógenes aislado del mundo real pero con una intensa vida virtual.

A pesar de que las cifras del Síndrome de Diógenes afirman que los más propensos a sufrir de esta enfermedad son adultos mayores de sesenta y cinco años o personas con problemas económicos o de adicción a las drogas, la historia ha probado que cualquiera puede padecer esta enfermedad. Existen varios casos de famosos con Síndrome de Diógenes cuyas historias nos dejan ver que incluso en los perfiles de personas comunmente consideradas normales se puede encontrar este tipo de comportamiento obsesivo compulsivo.Esta fascinante y dura enfermedad ha llegado a estar presente en las familias más pudientes y adineradas de la sociedad en distintos países:
Esta fascinante y dura enfermedad ha llegado a estar presente en las familias más pudientes y adineradas de la sociedad en distintos países.Esta fascinante enfermedad ha llegado a estar presente en las familias más pudientes y adineradas de la sociedad en distintos países:
Edith Bouvier,
nna chica rica de familia adinerada y reconocida en Nueva York es la prueba de que no importa ni el dinero ni la educación de primera que se haya recibido, existen factores genéticos y psicológicos que no se pueden obviar y que terminan desencadenando en al acumulación compulsiva.
 Es casi imposible nombrar un objeto que Edmund Trebis no consiguiera acumular en su apartamento de Londres. Su fama se debe a sus constantes enfrentamientos con la autoridad debido a la acumulación de trastos que tenía en su patio. Fue conocido por su excentricidad y obsesión por la acumulación de trastos en su hogar. Falleció a las 83 años.
  
Mucho Diógenes de nuestros días no necesita llegar a la senectud para aislarse de forma tan radical rodeado de sus posesiones, escasas o abundantes. De hecho estos tiempos crean otra clase de Diógenes con todas las necesidades cubiertas; me miro al espejo y veo a uno de esos receptores compulsivos de información sin tiempo para digerirla. No viviré lo suficiente para leer las Obras Completas de Borges o Lovecraft que aguardan en las estanterías de Ikea que se multiplican ocupando todos los rincones libres de mi casa. Estiramos el espacio pero no disponemos del tiempo. No hay vida lo bastante larga para leerlo todo, para ver todas las películas que grabamos y compramos, pero seguimos acumulando obsesionados por no caer en la indigencia cultural. Ya no releemos, no volvemos a ver una película, hemos dejado de aprendernos de tanto escucharlas canciones de las que inventabamos la letra si no conocíamos el idioma en que estaban escritas.

A lo que me refiero es a un síndrome de Diógenes cultural -quien esté libre de pecado, ya sabe-, que en un principio sólo se manifestó en la acumulación de libros (bibliomanía). Sí, también tengo libro electrónico, pero guardado en un cajón. ¿Qué quieren? no se traiciona al amigo librero y todo librero es un amigo. Se sumaron discos compactos y de vinilo, casetes - mientras las hubo- cintas de vídeo -lo mismo. y deuvedés, las descargas de música -desde hace tiempo sólo las legales en mi caso-, música y películas que ni en diez vidas podremos ver y escuchar. 

Los bomberos deberán derribar las estanterías repletas para entrar en nuestros pequeños pisos, pero además ahora desarrollamos un síndome de Diógenes del disco duro. Las descargas de Internet nos hacen acumular películas y discos  El ordenador no es bastante, encadenamos periféricos: los 250 gigas, los 400, el terabyte… sé que se puede ver online, pero dónde se ponga la posesión del objeto físico... y en cuanto a la música, lo mismo: no me aclaro con Spotify ni me convence.  Al menos nunca me ha dado por el coleccionismo friki de mershandising y demás quincalla, que encima ocupa más espacio. Cuando en vano intentamos ponernos al día con lo acumulado nos aislamos del mundo real tanto como el pobre vecino de las noticias. Te das miedo y piensas: necesito un médico; pero no sabes si pedirle que te cure el síndrome o que te alargue la vida doscientos años más para padecerlo con gusto.

A partir de unartículo que publiqué en Granada Hoy en febrero de 2007

jueves, 31 de mayo de 2018

Ases del balompié (Una playlist para el mundial y un álbum de cromos)


Venía tocando lista de canciones y como estamos a horas de un nuevo mundial de fútbol, es un buen momento para recordar que el rock y el pop han tenido históricamente a futboleros entre sus filas, que numerosas canciones hablan de los efectos del juego-espectáculo en las relaciones sentimentales, de la épica de algunas hazañas deportivas, de la habilidad o la torpeza de cada cual para el juego más practicado desde la infancia, pero sobre todo recordar que estas historias de música y fútbol -y mundiales- no son patrimonio de rikimartins, shakiras y pitbulls. De algunos de los artistas aquí propuestos he incluido un par de títulos que dedicaron al asunto para que cada cual elija su preferido hasta completar los treinta, por fijar un número redondo. Ahí va mi propuesta.




1. Rita Pavone: La partita de Pallone (El partido de fútbol)
2. Toquinho: A copa del mundo
3. Los Planetas: La copa de Europa/El artista madridista
4. Carlos Berlanga: Futbol  

5. Los Sencillos: Phutbol
6. Benito Moreno: Ra ra ra
7. Andrés Calamaro: Estadio Azteca/Maradona
8. Mano Negra: Santa Maradona
9. Calle 13: Me vieron cruzar
10. Billy Bragg: God's footballer/Moving the goalpoasts
11. Astrud: Soy futbolista
12. Hazte LapónSiempre Fui el Último (Al Que Cogían al Fútbol)
13. Los Fabulosos Cadillacs: La marcha del golazo solitario
14. Chico Buarque: O futebol
15. Glutamato Ye-Ye: Soy un socio del Atleti
16. Jorge BenPonta De Lanca Africano (Umbabarauma)
17. Los Directivos: Nueva ola Guardiola
18. La Costa BravaEl cumpleaños de Ronaldo
19. La Granja: Eto'o (su jugador favorito)
20. Joan Manuel Serrat. Kubala
21. Silvio y Sacramento: Betis
22. Bersuit Vergarabat: Toco y me voy
23. Barón Rojo: El gladiador
24. Slade: Give us a goal
25.  Queen: We are the Champions
26.  No me pises que llevo chanclasCansion de amor a una portera de furbo
27. Adriano Celentano: Azzurro
28. New Order: World in motion (himno de la selección inglesa en el mundial de Italia 1990)
29. Pink Floyd: Fearless
30. Gerry & The Pacemakers: You'll never walk alone (himno extraoficial del Liverpool
      y del Celtic de Glasgow)

domingo, 18 de marzo de 2018

Las cloacas de Cristo


Hay un origen común en los procesos judiciales emprendidos contra Drag Sethlas, protagonista de la gala drag del carnaval de Gran Canarias en 2017 y que volvió a escandalizar a los mismos leguleyos integristas con su Última Cena de 2018, con causas como la abierta contra Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento de Madrid, por irrumpir en la capilla de una facultad pidiendo la laicidad de los espacios universitarios, con las denuncias contra las organizadoras de la procesión del Coño Insumiso de Sevilla, o contra la Federación de Planificación Familiar Estatal, entre otros; ese origen y fuente de toda batalla contra la irreverencia son los grupos ultraconservadores antiderechos que se han especializado en judicializar todo aquello que consideran una ofensa a los sentimientos religiosos o una amenaza a la interpretación más rigorista del catolicismo.
En la última década estos grupos ultrareligiosos han cambiado de forma radical sus estrategias:  su número no ha crecido tanto, pero han ganado en sofisticación y organización, y cada vez son más ambiciosos en sus objetivos.
Su participación en el escenario internacional funciona como un caballo de Troya destinado a minar los objetivos y el funcionamiento de los sistemas de derechos humanos; estos grupos están actuando ahora con un mayor impacto, frecuencia, coordinación, recursos y apoyo. Si antes
 estaban circunscritos más a la acción nacional, han ido perfeccionando sus técnicas de cabildeo (lobby) y ocupando cada vez más espacios internacionales, incluso la ONU y las instituciones europeas. En los últimos tres años han desarrollado una agenda ofensiva contra los progresos sociales que ha conseguido que los derechos de las mujeres y los colectivos no heterosexuales hayan avanzado poco.
Estos grupos estuvieron detrás detrás de los intentos de restringir el aborto en España en 2013, en Portugal en 2015, de querer prohibirlo en Polonia en 2016 o de la campaña para incluir en las constituciones europeas la definición tradicional de matrimonio, cosa que consiguieron en Croacia.
Aa pesar de no tener éxito en sus objetivos, esta forma de ir a por la mayor termina dándoles pequeñas victorias. En España finalmente no triunfó la ley de Gallardón, pero sí se modificó la edad de consentimiento para acceder a un aborto para las menores de 18 años.
En las instituciones hay políticos con estos perfiles, de países como Alemania, Eslovaquia, Hungría, Italia, España y Francia. En el caso español, el que encarna esta figura con mayor claridad es Jaime Mayor Oreja, que llegó a ser vicepresicente del grupo Popular Europeo y presidente de la plataforma Federación One of Us (uno de nosotros), que nació para impedir que los embriones humanos se utilicen para la investigación o que se permita su destrucción, y que defiende la vida desde el mismo momento de la concepción.
 Un elemento en común de todos los grupos ultra religiosos es su fijación con el género y la sexualidad:usan los cuerpos de las mujeres, las niñas y las personas con identidades de género y orientaciones  no convncionales como un campo de batalla para sus luchas por apropiarse y retener el poder institucional y social. Hacen “una interpretación patriarcal y absoluta de la religión para alcanzar el poder político, social y económico.
Su discurso apela a la libertad religiosa, y sin embargo atacan de manera sistemática todo lo que sea contrario a su fe cristiana. Cuáles son estos grupos en España y qué hacen es el objeto de estudio a grandes rasgos de este artículo, que cerraré centrándome en el más extendido, influyente y poderoso de ellos, el Opus Dei.

Hazte oir a gritos

Lo que primero fue una web de activismo ultra y después una organización bien financiada -declarada de interés público en 2013 a instancias del Ministerio de Interior que dirigía el supernumerario del Opus Jorge Fernández Díaz-, fue fundada en 2001 por Ignacio Arsuaga Rato (sobrino de Rodrigo Rato) y mantuvo durante años una estrecha relación con el Partido Popular. Arsuaga, que estudió derechos en la Universidad católica de Comillas,  pasó por el Leadership Institute, un laboratorio de ideas neoconservadoras que forma a cuadros antiderechos y que incita a sus alumnos a ser activos en política. La aparición de Hazte Oir fue una revolución, porque su estructura, su forma de actuar y su lenguaje se distancian del que tradicionalmente han mantenido otros grupos ultrareligiosos como los Legionarios de Cristo o el Opus Dei. Se trataba de crear una base de apoyo y movilización social, por lo que su lenguaje tomó tintes seculares y más cercano al de los derechos humanos en la forma, pero con interpretaciones ultracatólicas en el fondo y en la interpretación de los conceptos. Hazte Oír contaba en 2016 con unos ingresos de algo más de 2,5 millones de euros recaudados de las cuotas de socios  y de donativos sin especificar. Sus estatutosafirman que no reciben ningún tipo de subvención pública ni financiación de partidos políticos. Sus socios eran en 2016 unos 6.400 y sus miembros cercanos a los 760.000, cifras que suman a los miembros de CitizenGo, marca internacional creada por Hazte Oír en 2013 y dentro de la que se integró, con algo más de cinco millones en ese mismo año.

Fiel a sus principios ultraconservadores, Arsuaga fue noticia en todo el país al recorrer algunos colegios madrileños con su conocido autobús que hdifundía el lema transfóbico "Los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen", con el que tubo más problemas al intentar llevar su propaganda a la Universidad Complutense, la Cibeles, Valencia y Sevilla, generando rechazo social y obligando a intervenir a las fuerzas del orden y a jueces nada afines al "invento".
 El autobús que incitaba al odio transgénerollevó a más de 70 eurodiputados a pedir en Bruselas que se tomaran medidas contra esta organización. El 'bus del odio' también recorrió las calles de algunas ciudades de Estados Unidos, como Nueva York.
Una polémica más que acumula este abogado madrileño, que viene lidiando su propia cruzada homófoba y antiabortista amparándose en el Derecho a la Libertad de Expresión. De hecho, impulsó boicots a El Corte Inglés y a la cadena de restaurantes Vips por mostrar a parejas homosexuales en sus campañas de publicidad.

La declaración gubernamental de utilidad pública supuso para Hazte Oir un importante espaldarazo fiscal y de notoriedad del que aún disfruta porque el gobierno se niega retirar dicho privilegio pese atener el mandato de hacerlo aprobado por la oposición mayoritaria. El lobby de Arsuaga supo quitarse de enmedio a quienes , desde su misma trinchera, pudieran restarle protagonismo. Así logró que Fernández Díaz sí revocara la condición de utilidad pública a la Federación de Planificación Familiar Estatal, aduciendo irregularidades en su actuación  tras una férrea campaña de una organización afín a Hazte Oír, la Asociación de Abogados Cristianos, la misma que denunció en 2017 a la drag canaria y amenazò con volver a hacerlo este año.

Hzte Oir vivió su momento de mayor impacto durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, como impulsora de las manifestaciones contra el matrimonio homosexual.
 La organización ha creado numerosas campañas, como la de Derecho a Vivir, que en 2012 convocó movilizaciones en cien ciudades en apoyo del ministro Alberto Ruíz Gallardón, decidido entonces a restringir el derecho al aborto. Las manifestaciones de apoyo se extendieron hasta Colombia, Chile, Argentina, México, Perú y Portugal, mostrando el apoyo internacional que había conseguido esta organización en pocos años.
 Tras el abandono del PP de la reforma de la ley del aborto y la destitución de Ruíz Gallardón, el apoyo de Hazte Oír al PP disminuyó y hoy en día el partido Vox parece ser el más cercano a sus postulados.
Pese a que, al margen de las poses, la presidenta madrileña nunca ha tenido valor para enfrentarse a las posiciones conservadoras de su partido. Cristina Cifuentes tachó de "impresentables los mensajes del autobús del odio, probablemente dolida porque sus responsables ya habían sacado otro vehículo en la campaña electoral de 2015 enel que se proclamaba que "votar Cifuentes es votar aborto".

Hazte Oír organizó, también en 2012, el VI Congreso Mundial de las Familias en Madrid, en colaboración con el estadounidense Howard Center for Families, Religion and Society (de la que Arsuaga es miembro de su consejo de administración desde 2015 y que promueve la unidad de líderes de todo el mundo en defensa de la familia, la fe y la libertad), y otras organizaciones ultraconservadoras como la Alliance Defense Fund (nacida en respuesta a los avances de la Unión Americana por la Libertades Civiles, para defender la familia tradicional)  El Congreso Mundial de las Familias es un evento que se suele convocar cada dos o tres años y que se celebra en aquellos países considerados más prometedores para convertirse en campo de batalla para los grupos fundamentalistas religiosos. Gallardón se encontraba en esos momentos en plena defensa de su ley para restringir el derecho al aborto.
En 2013, Hazte Oír fundó también Citizen Go, una plataforma donde canaliza sus acciones internacionales que funciona en doce idiomas. Y en 2015 puso en marcha su propio medio de comunicación: Actuall.

Dios los cría y ellos se pelean

La estrecha relación de Hazte Oír con el grupo ultraconservador El Yunque de México, considerado como una sociedad secreta desautorizada por la iglesia católica, y las desavenencias surgidas tras el abandono de la ley Gallardón, han provocado el alejamiento de esta organización con la Conferencia Episcopal Española y con el Partido Popular.

¿Quién conduce tanto autobús?

Hazte Oír es la matriz de una trama relacionada con la secta integrista El Yunque. Sus dirigentes navegan en las altas esferas. El año pasado algunos medios de comunicación españoles sacaron a la luz y una sentencia judicial consideró probada su vinculación directa con la secta fundamentalista El Yunque, una organización de origen mexicano con el fin de infiltrar a sus miembros en las altas esferas del poder político. El presidente de Hazte Oir acató la sentencia tras haber llevado a juicio por injurias al honor al profesor Fernando López Luengos, autor de un informe confidencial  redactado a petición de los obispos españoles en 2010 en el que se documentaban dichos vínculos.
Hazte Oir está absolutamente controlada por miembros de El Yunque. Tiene una dependencia total de esta organización secreta que, como tal, está prohibida por la Iglesia Católica.
Los obispos de Getafe y Toledo dieron la señal de alerta a la Conferencia Episcopal, vetaron a HazteOir en sus respectivas diócesis y censuraron a la plataforma públicamente. Un paso que no ha dado toda la Iglesia.

HazteOir, como plataforma, es la matriz de una trama más extensa, en la que se han incluido otras organizaciones como Derecho a Vivir, Citizen Go —su división internacional— o Profesionales por la Ética, con las que comparten cargos directivos. Su cabecera informativa es Actuall, formada por profesionales provenientes en su mayoría del grupo Intereconomía, y como brazo jurídico cuentan con el apoyo del Centro Jurídico Tomás Moro. Estos últimos, en representación de HazteOir, han presentado querellas contra convocantes de manifestaciones ateas por considerarlas delitos de provocación al odio, o incluso contra los seis magistrados del Tribunal Constitucional que aprobaron la legalización de Bildu y contra Canal Plus por emitir el vídeo del cantautor Javier Krahe 'Cómo cocinar un crucifijo'.

Fragua de santidad

Periodistas y estudiosos especializados en movimientos religiosos definen El Yunque como "una
 sociedad secreta anticristiana, de carácter paramilitar, que dice defender los principios y valores cristianos engañando a los católicos y lograr así que éstos participen en las actividades de sus asociaciones tapadera. Sus miembros se consideran a sí mismos una casta de elegidos". Fue fundada en México en la primera mitad del siglo XX y llegó a España en los años de la Transición. Como sociedad secreta  y paramilitar no tiene aprobación civil ni canónica. Es un grupo de personas que se reúnen en secreto. Realizan un juramento que les exige absoluta reserva. Esto implica que no pueden desvelar la existencia de El Yunque y mucho menos su pertenencia. Los miembros, que se consideran a sí mismos como mitad monjes, mitad soldados, únicamente conocen la información de la organización mínima imprescindible para realizar su función en ella, consideran que han sido elegidos por Dios para instaurar el reinado de Cristo en la Tierra. Por ello consideran que cualquier medio empleado les es legítimo. Amparándose en éste argumento desprecian la autoridad de la Iglesia sobre ellos. .Se preparan para una hipotética guerra de religiones. Por ello se entrenan en el combate cuerpo a cuerpo y se preparan ante ataque psicológicos mediante diferentes técnicas.

La ley sin tablas

 La Asociación Española de Abogados Cristianos, la de la denuncia a la drag canaria,  es uno de los grupos ultracatólicos más activos. Su agenda consiste en utilizar las leyes y el litigio estratégico para la “defensa jurídica de la libertad religiosa y los valores inspirados en el cristianismo”. En la práctica, su acción va encaminada a frenar cualquier atisbo de libertad de expresión que les parezca contrario a sus postulados ultrareligiosos, así como frenar el trabajo de las organizaciones de derechos sexuales y reproductivos. Entre sus principales temas de actuación figuran la defensa de las mujeres “engañadas” en los centros de aborto, denunciar el “negocio del aborto” y defender la legislación favorable a la defensa del “no nacido”. Su fundadora es otra integrante del Yunque.
Essta asociación es responsable de los litigios que se han llevado a cabo contra las organizadoras de la procesión del Coño Insumiso, la denuncia para que se retirara la concesión de entidad de bien público a la Federación de Planificación Familiar Estatal o la denuncia contra Ada Colau por permitir la lectura de un padrenuestro que consideran ofensivo para los sentimientos religiosos, entre otros. Una acusación que repiten en la mayoría de sus denuncias y que hasta la fecha le ha reportado algunos triunfos. Afirman que el laicismo y la que llaman “ideología de género” son ideas que una minoría quiere imponer a la “mayoría católica española”, a la que consideran víctima de una supuesta intolerancia que les impide ejercer su “libertad religiosa”.

Como la anterior, el Centro de Estudios Juridicos Tomás Moro es una organización que se dedica principalmente al cabildeo jurídico. Fue fundada en 2004 por Javier María Pérez Roldán, un abogado conocido por combatir lo que definen como “ideología de género”. Fue esta organización quien denunció y llevó a los tribunales a la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, condenada finalmente a una multa, pero absuelta del delito de ofensa a los sentimientos religiosos. Su intento de recurrir esa absolución fue rechazada por la Audiencia de Madrid.
Este centro ha sido una de las puntas de lanza contra la ley del aborto y es también una de las organizaciones más activas en el ataque a los centros de interrupción voluntaria del embarazo y a los médicos que se dedican a realizar abortos. Ha elaborado un manual de instrucciones para médicos que quieran aducir objeción de conciencia para no practicar abortos o farmacias que no quieran distribuir los métodos de anticoncepción de emergencia, conocidos como la llamada píldora del día después. También intentan imponer querellas contra proveedores de servicios de salud sexual y reproductiva, acusándolos de violar las normas vigentes respecto al aborto. Y aunque pierdan los procesos obstaculizan la prestación de servicios de salud. Esta organización se sumó a la querella que E-cristians puso en 2006 al médico Carlos Morín acusándolo de practicar abortos ilegales en sus clínicas de Barcelona y Madrid. Las clínicas del Dr. Morín fueron cerradas y miles de historias clínicas requisadas. Un número importante de mujeres que habían abortado fueron presionadas por la Guardia Civil e interrogadas. A pesar de ser absuelto en 2013, estos grupos recurrieron la decisión hasta que el pasado 22 de enero, el Supremo condenó al médico por tres delitos de abortos ilegales. "El Centro Tomás Moropuso en marcha la Plataforma Caso Morín, para recaudar fondos, difamar, estigmatizar y difundir su versión de los hechos.
Con estos procesos se castiga a las mujeres que han buscado un servicio al que tienen derecho por ley. Se viola su intimidad incautando sus historiales médicos. Se viola el secreto médico. Se les hace sentirse criminalizadas. También se ejerce presión psicológica sobre los proveedores de salud mediante un discurso difamatorio que denomina las clínicas como abortorios y negocio de la muerte. Cuando no se les puede acusar de asesinos, se les acusa de haber incurrido en presuntos delitos fiscales, y en delitos contra la protección de datos y contra el medio ambiente.

Profesionales por la Ética es otro grupo vinculado a Hazte Oir  que también se dedica a la abogacía antiderechos a nivel internacional. Declara hacer frente "a ese feminismo rancio y pasado de moda y a la ideología de género en la que desemboca"
Son promotores de la Federación One of Us (uno de nosotros) que  buscaba obtener el reconocimiento de derechos cívicos para el embrión humano, prohibir la financiación pública de investigaciones que implicaran la destrucción de embriones y, en último término prohibir el aborto. Entre los invitados que asistieron al primer foro que esta organización celebró en París en 2016 figuraba lo más granado de los representantes de la ultraderecha europea, entre los que se encontraban Mayor Oreja, Alberto Ruíz Gallardón, así como representantes de la ultraderecha de Francia y Hungría.

Legionarios de la pasta

Es casi imposible desligar esta clase de entidades y sectas de las rutas del dinero opaco. Las revelaciones de los 'Papeles del Paraíso' han salpicado a la Iglesia católica, en particular, a laorganización a la que pertenecen Ángel Acebes, Jose María Michavila y Eduardo Zaplana, ministros de José María Aznar, y la esposa de éste Ana Botella- y a su fundador, el mexicano ya fallecido Marcial Maciel, que habría movido millones de dólares sin pagar impuestos a través de sociedades offshore'.
Ana legionaria
congregación de los Legionarios de Cristo -
La entidad habría comenzado a constituir empresas en paraísos fiscales en 1992, dos años antes de que Maciel, que se vio envuelto en varios escándalos por abuso sexual a menores, cumpliera 50 años como sacerdote, ocasión en la que el entonces papa Juan Pablo II le envió una carta para saludarlo por su trayectoria. Tres días después de esa felicitación, formó en Bermudas International Volunteer Services, que tenía una cuenta en el Citibank de Nueva York.
The Society for Better Education, de 1992, y el International Volunteer Services, de 1994, estaban vinculados al fondo fiduciario Ecyph Limited, de las islas Vírgenes Británicas. Allí, estas sociedades habrían tenido un flujo de entrada de unos 300 millones de dólares por año. Este entramado tenía su dirección en la sede romana de la Dirección General de los Legionarios. La creación de todas estas firmas fantasma corresponde al momento de mayor expansión de las instituciones educativas pertenecientes a la congregación, como la apertura de sucursales de la Universidad Anáhuac o la fundación de la Universidad Francisco de Vitoria, en Madrid.
Esta actuación revelada por los 'Papeles del Paraíso' continuó hasta 2006, cuando comenzó su liquidación meses antes de que el papa Benedicto XVI obligara a Maciel, que murió en 2008, a retirarse. Años después, en 2013, International Volunteer Services quedó desmantelada.
Antes, en los años noventa, una Ana Botella que aún no había iniciado una carrera política propia,  empezó a gestar una estructura de acción pública en materia social y de ONGS para los Legionarios en España. Y esas conexiones perviven en la actualidad: en la la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, universidad puesta en marcha por la Legión. Entre estas personas e instituciones hay una comunión de ideas casi teocrática: no al aborto, no al matrimonio entre personas del mismo sexo, no a la investigación con células madre.
En esta trama juega un papel determinante el ultracatólico Gustavo Villapalos, ex-rector de la Universidad Complutense de Madrid y consejero de Educación con el gobierno de Ruiz Gallardón en la comunidad madrileña. Villapalos fue clave para que los Legionarios consiguieran hacerse con la joya de la corona de sus actividades educativas: la Francisco de Vitoria.
La Legión tiene en España esta Universidad, un seminario, un centro de vocaciones y nueve colegios Botella aún no había iniciado una carrera política propia pero sí empezó a gestar una estructura de acción pública en materia social y de ONGS en la que contó como principal asesor con el empresario Daniel Sada, a la sazón "el hombre con corbata" de los Legionarios en España. Y esas conexiones perviven en la actualidad. e hay una comunión de ideas casi teocrática: no al aborto, no al matrimonio entre personas del mismo sexo, no a la investigación con células madre.
En el tejido de esta trama papel determinante del ultracatólico Gustavo Villapalos, ex-rector de la Universidad Complutense de Madrid y consejero de Educación con el gobierno de Ruiz Gallardón en la comunidad madrileña. Villapalos fue clave para que los Legionarios consiguieran hacerse con la joya de la corona de sus actividades educativas: la Universidad Francisco de Vitoria. La Legión tiene en España esa Universidad privada, un seminario, un centro vocacional y nueve colegios que segregan a niños y niñas. Así con el paso del tiempo, acabó configurando junto con los neocatecumenales de Kiko Argüello,  una fuerza de choque con gran acción de proselitismo y un adoctrinamiento ultracatólico a través de sus obras educativas.

 ¿El papa de los ateos?

El jesuita argentino Jorge Mario Bergoglio, papa desde hace tres años, sería para muchos de estos integristas y sus adláteres un perfecto candidato para las hogueras de la inquisición.
¿El antipapa?
Desde el tumultuoso pontificado de Pío IX nunca se había visto tanta falta de respeto a un papa en el cuerpo de cardenales y en la Curia romana. Algunas de sus exhortaciones sobre el matrimonio o sus comentarios sobre la  libertad sexual son calificadas en el mismo Vaticano de La califican de heréticas, luteranas, contrarias a la moral, irresponsables.
La campaña está siendo tan descarnada que hasta el papa tiene que disputar en público con sus detractores. Lo ha hecho concediendo una nueva entrevista. Francisco ha concedido más entrevistas que todos sus predecesores juntos en los últimos cien años.
Desatado el incendio en las alturas, la algarabía se ha multiplicado en el llano. Los principales rebeldes forman parte incluso del Gobierno (Curia) del Estado Romano, como el cardenal Müller, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que es como se llama ahora el Santo Oficio de la Inquisición. Fue nombrado para ese cargo por Benedicto XVI y Francisco no lo ha removido. Müller habla por los obispos que lo pasean por España dando conferencias contra Francisco.,proclamando sin tapujos que la doctrina sobre el matrimonio “es la de siempre y no va a cambiar”.
Se sabe que más de la mitad de la Curia actúa bajo cuerda en su contra. Dudan del papa. Entre los abiertamente críticos figuran el cardenal español Antonio Rouco Varela y Camillo Ruini, expresidente de la Conferencia Episcopal Italiana.
La falta de respeto hacia este papa se produjo ya en el momento de su elección. Venía “del fin del mundo” (expresión del propio Francisco), es decir, no formaba parte del meollo de la Iglesia romana, tan europea; es jesuita pero comprende a Lutero;habla amistosamente de los homosexuales; autoriza a los sacerdotes a perdonar el pecado de aborto, sin pedir permiso a los obispos, como hasta ahora; no descarta ordenar a mujeres diaconisas; y presume de ser solamente el obispo de Roma. La Curia romana, en cambio, se considera el centro de la cristiandad y a los cardenales se les llama príncipes de la Iglesia. Las reticencias ante el papa Bergoglio las tuvo incluso su predecesor Ratzinger, ahora sumiso. La derecha mediática también trata de forma despectiva a este papa: el director de La Razón y tertuliócrata ubícuo, Francisco Marhuenda, repite una y otra vez -le encanta escucharse- que Francisco es el papa que gusta a los ateos.

Ofensa a ¿qué sentimientos?

El caso de la drag canaria del que escribía al principio es uno de los que nos lleva a reflexionar sobre cómo el fundamentalismo católico logra influir en la legislación: España es el único país de Occidente cuyas normas penales incluyen y castigan un delito de ofensa a los sentimientos religiosos, equiparable al de blasfemia de teocracias como Irán y Arabia Saudí y contemplado en la última reforma del Código Penal que la mayoría absoluta del Partido Popular aprobó en 2015. Ese fue el supuesto delito por el que una fundación de extrema derecha llevó a los tribunales al humorista Dani Mateo por burlarse de la fealdad de la cruz del Valle de los Caídos. Un juzgado tan sobrecargado de trabajo pendiente como la mayoría decidió perder el tiempo y el dinero público llamando a declarar al denunciado para tener que admitir la futilidad de la denuncia.
Mäs lejos llegó otro juez de tendencias neolíticas: el que condenó a la tuitera Casandra Vera  a un año de prisión, siete de inhabilitación y a pagar las costas del juicio por considerarla culpable de -en su caso- un delito de humillación a las víctimas del terrorismo por trece tuits publicados entre  2013 y 2016 en los que se burlaba de la muerte en atentado del número dos de Franco, Luis Carrero Blanco ¡en 1973! - que levante la mano quien no haya hecho un chiste sobre el histórico vuelo-. Siguiendo el juíciodeberíamos decir que le han considerado culpable a él, no a ella: Mucha gente no sabía que Cassandra es una mujer trans hasta que en la vista del juicio se escuchó al fiscal  y a los tres magistrados dirigirse a ella como si fuera un varón y no como mujer, ¿saldrían absueltos estos cuatro togados de una acusación de transfobia máxime cuando el eje central de la discusión era la humillación, el menosprecio, el descrédito, la perdida de estima, los amores propios heridos, la actitud irrespetuosa y… la dignidad de las personas? Recuerden que ya me he referido a que desde un sector ultraconservador demasiado parecido a estos de las puñetas se viene haciendo una campaña feroz contra la comunidad trans con el famoso las niñas tienen vulva y los niños tiene pene.
¿Quién humilló a quién?

Ya que hablamos de religión y jueces que sellan sus creencias en sus sentencias, no puedo olvidarme del andaluz Eduardo Roríguez Cano. Dicen que cuando el diablo no tiene nada que hacer mata moscas con el rabo; también tenía que aburrirse este magistrado de la Audiencia de Granada que fue mundialmente conocido (y no es una exageración) porque en el pregón que dio para una cofradía, tuvo la ocurrencia de dictar una sentencia absolviendo a Cristo. En ese pregón el juez absolvía a Jesucristo de los delitos de blasfemia, rebelión y sedición por los que fue condenado y crucificado hace más de dos mil años. Según Rodriguez Cano si si la causa contra Jesús de Nazaret se hubiera desarrollado con todas las garantías jurídicas, no habría habido más remedio que dejarlo libre, pues no existía ningún cargo contra él.

Conchita quería ser santa
Granadina fue también Conchita Barrecheguren, la niña a la que su padre Francisco, un fanático católico catalán, crió y educó, haciéndola pasar todo tipo de rigores para que fuera santa, aunque la tuberculosis se la llevó a los veintiún años. Esto ocurrió a principios del siglo XX; hoy los servicios sociales habrían intervenido para liberar a la niña de la tiranía paterna. En lugar de eso, grupos ultracatólicos y hasta algún cargo ecesiástico español han abierto un proceso de canonización de Conchita y su progenitor. La muchacha vivió antes de que existiera el Opus Dei, pero la conducta real de Francisco Barrecheguren recuerda a la extrema crueldad con que los padres de ficción de Camino (Javier Fesser, 2008) se plantean la agonía y muerte de su hija como un sacrificio a Dios,

Sigo en Granada y debo acordarme de otro juez tridentino, en su caso magistrado del Tribunal Constitucional hoy y durante diecisiete años diputado del Partido Popular por esta provincia, Andrés Ollero. Su partido no quiso darle la presidencia del alto tribunal ydeclarar ilegal la amnistía fiscal de Cristobal Montoro. Ollero es miembro numerario del Opus Dei, vive en una residencia para miembros de la secta e hizo voto de castidad -no debe ser difícil con su cara-.
Ollero con el otro José María
su venganza fue

Por su Obra los conoceréis

Jueces no afines a la causa opusina denuncian que un tercio de los magistrados en ejercicio en España pertenecen a la secta fundada por el oscuro y mediocre san Josémaría bajo el palio de la dictadura franquista; es decir, que el  virus del Opus Dei infecta y parasita gravemente la administración de justicia en nuestro país.  Su presencia en la educación -y su poder sobre quienes la rigen- es aún más evidente. pero ¿y  en los medios de comunicación?
Se sabe que el fundador del Opus Dei solía decir: “tenemos que envolver el mundo en papel de periódico” (Escrivá de Balaguer nisiquiera soñaba entonces con los medios digitales), En este sentido sus ambiciones abarcaban mucho más que el ámbito nacional. Según los datos aportados por el propio Opus Dei, cuentan con más de 500 colegios y universidades, medio centenar de emisoras de radio, 12 productoras de cine y televisión, 12 editoriales, 604 periódicos y revistas y 38 agencias de información.
San Josémaría y su aura
P
ero teniendo en cuenta el secretismo y falta de transparencia de esta secta, es presumible que el control de medios de comunicación sea aún mucho mayor. Su presencia y penetración en medios públicos y privados va mucho más allá de que no se esconda su participación en la Revista Telva, la agencia Europa Press el grupo editorial catalán Godó o el andaluz Joly:  se trata de impedir que ciertas informaciones que puedan comprometerles sean conocidas o tengan credibilidad entre la población,
derribar a sus oponentes mediante la difusión de calumnias,
hacer prevalecer la versión que ellos dan de su saqueo a España inventandose razones como una “crisis” causada por mercados de los que ellos son parte, sin informar que están dando prioridad a pagar con dinero público una deuda contraida con unos acreedores que son complices del fraude.

Medios,  educación y Justicia son sólo partes de una estructura inmensa de poder e influencia, y estoy refiriéndome sólo a España.

El sustantivo secta es para los miembros y estructuras del Opus Dei un calificativo que rechazan de plano que se les pueda aplicar a ellos mismos.
Pero, digan lo que digan, se comportan como una secta. Representantes y miembros de ella han controlado hasta hace muy poco le conomía y las fuerzas de se guridad en España (Guindos, Fernández Díaz), pero esta valiosa lista no incluye sólo a miembros de la derecha marianista; hay también socialistas y nacionalistas y al margen de la política están grandes nombres del empresariado y otros, a veces sorprendentes, son nombres del deporte, actores y hasta algún torero. No son Dios, pero están en todas partes.

A principios de este siglo me tocó saludar, por motivos de trabajo, al entonces diector de la Congregación por la Doctrina de la Fé, Jseph Ratzinger. M dio una mano blanda y me mostró una inquietante sonrisa tras laque s podía ocultar cualquier cosa. En otras ocasiones me han invitado (previo pago de matrícula) a encuentros sobre periodismo organizados por algún colegio mayor o residencia del Opus Dei. Inmediatamente se me han acercado, amistosos y sonrientes algunos miembros de la secta deseosos de captarme para la causa. Lo decía el protagonista de la novela El salvaje del mexicano Guillermo Arriaga antes de tener que enfrentarse con ellos: "El proselitismo fanático se esconde siempre en la buena onda y la sonrisa ensayada".








.